Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Amb el 75 % mos donen el peix però no la canya

domingo, mayo 20th, 2018

Segur que encara recorden quan teníem un descompte de resident del 25 %, del 30 i quan Rodríguez Zapatero a l’Aeroport de Menorca va anunciar el 50. I ara el 75 %. El percentatge ha anat pujant molt més que no la inflació. Així i tot, els menorquins mai hem acabat d’estar satisfets. Ens ha quedat la sensació que les companyies s’han apropiat de la major part de la millora. Per tant, els increments del percentatge de descompte han estat un petit pas pels menorquins i un gran pas pel negoci del transport aeri, com diria Neil Armstrong. Serà diferent ara?

Ja preocupa que el Govern posi l’accent en evitar que les companyies aprofitin per apujar preus i que Iberia es comprometi o no fer-ho. Fins ara, cap administració ha aconseguit menar curt a les companyies, que tenen tècnics molt millor preparats que no els nostres polítics.

La previsió és que el 75 % incrementi el nombre de viatgers. Quins? Els menorquins que han de sortir de l’Illa ja ho fan i cada vegada més a través de Palma. Ara tindran l’opció de fer-ho amb millors preus amb Barcelona i Madrid.

És una notícia per celebrar perquè la reivindicació sempre s’ha centrat en la millora pels residents. Però tant la Plataforma social com el mateix Govern havien optat per una altra fórmula diferent, la tarifa plana, que ara sembla una idea soterrada sota el tsunami informatiu i propagandístic del descompte del 75 %. La tarifa plana oferia l’opció que els no residents puguin arribar a Menorca amb un preu atractiu. Si volem turisme d’hivern i de ver creiem en el «better in winter» hem de disposar d’un transport més econòmic. Mentre sigui més car venir a Menorca des de València que anar a Nova York no podem vendre fum sobre les millores que representarà el descompte per l’economia.

I més quan el transport marítim s’està encarint i sembla que està en marxa un procés per controlar l’oferta.

Amb el 75 mos han donat un bon peix però sense canya.

 

Menos relatos y más diligencia

domingo, mayo 13th, 2018

Qué manía se ha creado con la idea de construir los relatos. Ahora que si ETA quiere imponer el relato de la causa política para sus crímenes. Y la réplica: la mayoría de los que despreciamos la violencia del terrorismo no tenemos otra opción que comprar el relato de que no hay perdón porque las víctimas no pueden concederlo y por tanto, incluso sin terrorismo hay que seguir condenando a los terroristas hasta el fin de los días.

Relatos se construyen todos los días y a menudo son argumentarios para imponer una idea por encima de otra. También a nivel local, donde nuestros problemas, por suerte, son de un calado muy inferior a los de ahí fuera.

La carretera general, ese crisol de nuestras personalidades, es un buen ejemplo. Más allá de si una rotonda recibe el nombre de «nudo» si la hago yo (el Pacte) o de «macrorrotonda» si la hizo otro (Alejandre y el PP), hay algo más importante. Las obras de la principal vía de comunicación de Menorca sufren una lentitud injustificable. Se ha antepuesto el objetivo político de la demolición de los puentes de las rotondas soterradas (así las llamaban los técnicos) que la diligencia en el desarrollo de los trabajos. Aquí también la pereza, la incapacidad o el desinterés se disimulan con eficacia si se hilvana un buen relato sobre la protección del patrimonio y la reducción del impacto. Donde se ponga un buen relato que se vaya a hacer puñetas la realidad de las cosas.

Si a usted le preguntan «está de acuerdo en que se reduza el impacto de las macrorrotondas», qué va a decir.¿Que no? Ahora si le preguntan si está de acuerdo en el ritmo de las obras y en el pasaje que ofrece la carretera general a nuestros esperados turistas, qué va a responder. ¿Que sí?

Algunos confunden la diligencia con esa diligencia del oeste, como si en el tiro estuvieran caballos menorquines, que después del primer esbruf, acostumbran a ir muy a poc a poc.

 

Tenc fe que sortim de la crisi

domingo, mayo 6th, 2018

La sortida de la crisi no hauria de ser una qüestió de fe. No és una cosa opinable. Les dades haurien de servir. Hi ha una teoria que diu que si tothom pensa en positiu que l’economia millora al final es fa realitat i la sensació es transforma en estadística. Es genera confiança, puja el consum, es contracta més i la roda del creixement es posa en marxa.

Ara ens trobam que a Menorca tot apunta que la temporada no serà tan bona com s’esperava. Ho diuen les dades sobre reserves, previsió d’ocupació hotelera, retard en l’apertura dels hotels, la baixada dels creuers. Aquesta informació es contradiu amb la sensació de la gent, que percep una millora evident, la reducció de l’atur i l’increment de la contractació.

La nova via menorquina del creixement es basa en una evolució lenta, amb un model que ningú no ha definit ni pactat, però que es va fent tot sol, a partir d’iniciatives que no controlen les administracions. El canvi de propietat de la zona rural de l’Illa n’és una mostra i s’està produint tot i la suspensió de la Norma Territorial i un nou PTI que, en teoria, vol ser restrictiu amb els nous usos i amb l’activitat turística al camp.

Tornant a l’economia. La activitat més gran provoca una millora parcial, que es limita a qui surt de l’atur a vegades amb contractes miserables. Els que no han baratat de feina pateixen la congelació salarial. La competitivitat encara es basa més en la moderació de les retribucions als treballadors que amb la creació de nous negocis. Els pensionistes estan com estaven.

I a més la meitat dels joves no té feina, molts cerquen un treball fora de Menorca i possiblement no tornaran, s’incorporen més tard a la feina. I són ells els que hauran de generar els recursos perquè mos paguin les pensions als futurs jubilats? A quina edat s’hauran de jubilar, a la que tenia en Joan Riudavets quan va deixar d’anar a l’hortal?

No hem de fomentar el pessimisme, però tampoc cal que tothom se sumi a l’optimisme generador d’economia, com si aquest fos el país d’Alícia.

 

Agitación y propaganda

domingo, abril 29th, 2018

Anatoli Lunacharsky fue en 1918 comisario de Educación de Lenin, tras la victoria de la revolución rusa. Creó una nueva forma de expresión artística que se llamó «agitprop», juntando el principio de las palabras agitación y propaganda. El objetivo era un arte que inspirara al pueblo a participar de los objetivos y los beneficios de la revolución. Se puso en marcha el «agitprop» poco después de que la colección Shchukin (54 obras de Picasso, 37 de Matisse, 29 de Gauguin, 26 de Cézanne y 19 de Monet) fuera declarada de dominio público.

Salvando enormes diferencias, hoy abundan los ejemplos de agitación y propaganda. No solo los movimientos que crecieron a la sombra del 15-M, impulsados por una insatisfacción muy amplia, han aprovechado la agitación para consolidarse y la propaganda para conseguir votos, sino que la estrategia se ha extendido.

El independentismo ha animado la revuelta aunque al final esa gran movilización ciudadana no les ha permitido evitar la aplicación implacable de todo el peso de la ley. La contra propaganda ha sido apabullante, agitando también las ideas contrarias al nacionalismo, vestidas a veces de periodismo.

El PP ha vivido en las últimas semanas su «agitprop», no tanto con el máster de Cifuentes, como con el vídeo de las dos cremas de 40 euros (en total). ¿Cuántos vídeos, grabaciones, informes no deben estar aguardando el momento de ser agitados para atacar a uno de los suyos o a uno de los nuestros? Después, los tertulianos y algunos medios se encargan de la propaganda, sin preocuparles su descrédito profesional.

La terrible sentencia de La Manada también ha provocado un estallido de protestas, que muchos alientan, incluso los que son responsables de promover las leyes que eviten resoluciones similares.

Al final, todo parece indicar que se ha perdido la vergüenza para agitar y hacer propaganda de ello. Vuelve ese «arte» 100 años después.

 

Un nuevo darwinismo social

domingo, abril 22nd, 2018

Hace cien años el mundo era tan o más apasionante que ahora. El arte de Picasso, la genética de De Vries, la lucha por los derechos de los negros de Du Bois, las sufragistas británicas que consiguieron el derecho al voto en febrero de 1918, el impulso de la física de Einstein. La ciencia no ponía límites a la investigación y existía una sana competencia por la paternidad de los descubrimientos. El arte que valía la pena escandalizaba y aun así triunfaba. Es la época en que no solo se asume como incuestionable el origen y la evolución de las especies, sino que crece el darwinismo social basado en la idea de la supervivencia del más fuerte. Las teorías (incluso algunas prácticas terribles) sobre la eliminación de «los débiles» encuentran eco en una sociedad miedosa, a punto de penetrar en la Gran Guerra. Por suerte, científicos y artistas fueron capaces de contrarrestar con datos y con la libertad de expresión la tendencia al odio.

Hoy vivimos mucho mejor, incluso los que no cuentan con la capacidad de depredar tienen más posibilidades de ser protegidos y respetados. Sin embargo, no somos capaces de liberarnos de los miedos, que alimentados por las ideologías, nos impulsan a la radicalidad, que siempre busca enemigos.

El darwinismo social situaría hoy en la diana a los nacionalistas y a los inmigrantes. Además se cultiva el objetivo de la opinión mayoritaria, la imposición de un relato y la sensación de que quien no lo comparte se sitúa al margen, va en contra del bien común.

Podar las ramas que más crecen en lugar de regar el árbol es una forma de empobrecer la sociedad en que vivimos. La tendencia a negar la libertad de los que discrepan es preocupante. Los medios de comunicación somos más responsables que las redes sociales. Por eso nos toca no buscar al ciudadano afín, sino intentar mediar para que la libertad de expresión de las personas se sirva de la información fiable.

 

Los pensionistas pobres

martes, abril 17th, 2018

Si es verdad, como dijo Einstein, que el futuro llega demasiado pronto ya deberían estar aplicando algunas medidas para asegurar las pensiones de los actuales cotizantes. Las matemáticas y la demografía no engañan y ya han demostrado que el sistema actual es insostenible.

Uno de los motivos de por qué no se avanza en un acuerdo para el futuro es por la actitud política ante las protestas de los pensionistas. Los altavoces del PP las consideran politizadas y en el fondo creen que no les ha de perjudicar tanto electoralmente como algunos apuntan. Parecen concluir que solo se manifiestan los pensionistas de izquierdas.

Pero creo que la razón principal para no sentarse para renovar el Pacto de Toledo es porque la mayoría de propuestas pueden hacer más pobres a muchos pensionistas actuales y próximos. Y eso sí que calaría hondo en las urnas. Cuando Rajoy anima a suscribir planes privados de pensiones, pero no aplica mejoras fiscales para ello ni otras medidas, debería tener en cuenta que un gran número de ciudadanos, cuyos sueldos han perdido un 10% de poder adquisitivo en siete años, no pueden permitírselo. Si no llegan a final de mes cómo van a suscribir un plan de pensiones privado.

También se podría reducir la cuantía de las pensiones aplicando como corrector los datos de esperanza de vida. Es curioso que se ha eliminado la aplicación automática del IPC porque es al alza y se piense en medidas que sirvan para bajar el importe de las pensiones. Y además el Banco de España ya apunta a los 70 años como edad de jubilación.

Los partidos de izquierda piden que se mejoren los salarios para incrementar la cotización y alimentar la caja de las pensiones, pero esta no es la tendencia de este simulacro de recuperación económica. Otra opción es atraer la inmigración contra la que muchos despotrican.

En definitiva, mareados en el debate sin que se otee una intención política clara de llegar a puerto.

 

Los nuevos Mr. Marshall

domingo, abril 8th, 2018

Existe una teoría económica local que argumenta la debilidad de nuestra economía. A pesar del incremento de la riqueza, se genera poco empleo. Este aparente contradicción plantea que hay 2.107 cotizantes de la Seguridad Social menos que al inicio de la gran crisis (2008). Si fuéramos una isla independiente, los pensionistas podrían estar todavía más preocupados. Además sigue creciendo el número de jóvenes que buscan su futuro fuera de la Isla.

Hay otros movimientos que ayudan a fortalecer la economía y uno de ellos es el interés que la Isla despierta entre inversores y millonarios, lo que se concreta en la compra de fincas y propiedades. Eso se suma a la iniciativa local de abrir hoteles de interior, otra dinámica positiva, pese a los agoreros habituales que ven una burbuja a punto de estallar.

Hace unas décadas muchos catalanes se dedicaron a comprar casas, a menudo abandonadas, en el casco antiguo de Ciutadella. Calles como Sant Sebastià, Ses Andrones, Sant Miquel o Santa Clara se recuperaron de la decadencia gracias a este proceso. Ahora, en Maó, con otros protagonistas, también empresarios menorquines, se da un proceso en la misma línea en la calle única de Isabel II, Sant Fernando, Anuncivay, Sant Roc, por poner algunos ejemplos.

Hay grandes casas en todas las poblaciones de la Isla, esenciales en el paisaje urbano, que llevan años cerradas y que padecen un deterioro inexorable. Un proceso al que nadie da importancia porque se trata de propiedades privadas pero que tiene una incidencia evidente en la imagen y la calidad de los centros históricos.

Por otra parte, la compra de fincas rústicas se produce en un momento de abandono de muchas de ellas. Es verdad que este movimiento representa un cambio muy importante en la estructura de la propiedad rural, pero sus efectos tampoco deberían ser muy distintos a la concentración histórica del pasado.

Bienvenidos sean los inversores si ayudan a que no se pierda aquello de lo que presumimos.

 

Expresión de libertad

jueves, abril 5th, 2018

No son buenos tiempos para la libertad en general y para la libertad de expresión en particular. En lugar de defender el derecho estamos centrados en remarcar los límites y en condenar a quienes los superan. La última semana ha sido prolija en ejemplos. La legislación sobre la protección de datos ya levantó el primer muro. La interpretación sobre el delito de odio también permite condenar por ejercer el derecho a expresarse. En muchos casos el revuelo mediático y el argumentario político elevan una gamberrada, una expresión excesiva, amenazadora o irreverente, que seguramente merece una sanción, a un caso de interés general y a condenas demasiado duras.

Es curioso comprobar como la necesidad de preservar algunos derechos como la salud, la seguridad del tráfico, la intimidad, el honor, la igualdad de sexos, ha generado la aprobación de normas represivas, que limitan la libertad de los vecinos de esta sociedad cada día más compleja. Y al amparo de los agravios surgen las ideologías radicales que dicen defender la democracia ante los abusos, cuando en realidad se encontrarían más cómodas en un totalitarismo «de los nuestros». Ya casi nadie cree que la libertad de expresión consiste no tanto en decir lo que uno quiera sino en respetar las opiniones que no compartimos.

En materia de expresión, las redes se llenan de noticias falsas, insultos, acusaciones anónimas, que si fueran consideradas al pie de la letra saturarían los juzgados. Muchas veces quienes se enfurecen por estas opiniones después vociferan las contrarias.

Los políticos ya no generan la energía que transforma la sociedad, sino que acomodan su discurso a las corrientes para exhibir una luz más brillante en su cartel electoral. Por eso es el turno de los ciudadanos. Si no somos capaces de actuar como demócratas no culpemos al sistema de sus errores y miserias. Un poco más de generosidad y menos radicalismo.

 

Poca sensibilitat

jueves, abril 5th, 2018

Aquelles persones que cuiden discapacitats molt greus són autèntics herois. La seva vida queda condicionada per l’estimació per aquella persona que els necessita permanentment. Per sort, poden descansar unes hores quan és atès a un centre de dia i reben alguna ajuda econòmica. Es mereixen ser ben tractades per la societat i per les administracions.

No basta que la Conselleria de Serveis Socials i Cooperació del Govern destini més recursos econòmics a la dependència, si després no té la més mínima sensibilitat per donar resposta a famílies que cuiden d’una persona amb una gran discapacitat física o mental. És el que ha passat amb la retirada de l’ajuda per cures de 258 euros a famílies en aquesta situació amb l’argument que no poden rebre aquests doblers si ja es beneficien d’un centre de dia.

La poca sensibilitat dels responsables de la Conselleria es demostra perquè el mes d’octubre deixen de pagar l’ajuda sense dir res, no contesten dues cartes que els hi remet Asinpros, i esperen a després de Reis -quin regal!- per informar per carta a cada família que no cobraran més aquesta ajuda.

La poca sensibilitat és evident quan no analitzen la situació de les famílies sinó que només es preocupen d’aplicar la norma. Alguns faria 10 anys que cobraven aquesta ajuda. El que sembla que haurien de fer uns polítics amb un mínim de sensibilitat seria trobar una sortida, demostrant que comprenen quina és la situació que viu una famíllia amb un membre amb una gran discapacitat. Seran capaços d’acceptar que aquestes famílies deixin d’anar al centre de dia mitja jornada per no perdre els doblers? Amb totes les conseqüències que aquesta decisió representa pels familiars i pels discapacitats.

La sensibilitat no s’exigeix a cap article de la llei. I fins i tot és comprensible que un funcionari hagi de vetllar pel compliment de les normes. Però els polítics han de comprende les situacions i trobar respostes. Si es llenega tantes vegades al final haurem de dubtar del valor de les paraules.

 

Carreteras y talayots

jueves, abril 5th, 2018

Que seis entidades, entre ellas el Institut Menorquí d’Estudis, pidan que se revise ahora la obra del puente ya construido de Rafal Rubí en la carretera general no deja de ser sorprendente. Como afecta la reforma al yacimiento ya fue objeto de un informe de Patrimonio que resultó favorable al proyecto. ¿Por qué ahora es necesario replantearlo? Quizás el Consell ha recibido el consejo técnico de que sería conveniente eliminar este puente para no tener problemas en la candidatura de Menorca Talayótica como Patrimonio de la Humanidad. Que la petición provenga de seis entidades solventes es una forma de facilitar una medida, la demolición del puente, sin duda polémica, por su coste económico y por el retraso en las obras de reforma de la carretera, que siguen ofreciendo una imagen lamentable para muchos visitantes, durante demasiado tiempo. La protección del paisaje también se consigue reduciendo la duración del impacto de las obras.

Si los trabajos de la «general» no afectan directamente al yacimiento y solo es una cuestión de paisaje, parece que la reforma, la naveta y la declaración de patrimonio deberían ser compatibles, como lo son en otros puntos de la geografía insular. De hecho, que el propietario de la finca tuviera previsto habilitar un aparcamiento para facilitar la visita al yacimiento de Rafal Rubí es una iniciativa positiva para la Menorca Talayótica. Que los conductores al pasar por esta zona puedan percibir la belleza del paisaje talayótico también es algo positivo, un excelente escaparate para despertar interés para lo que queremos conservar y dar valor.

Otra cosa es que el objetivo principal no sea la naveta sino el puente, su demolición, después del de La Argentina, porque quizás toda la campaña en contra de las rotondas soterradas, que consiguió una enorme implicación social, necesita alguna victoria más y algún puente menos.