Archive for octubre, 2018

Suprema debilidad

domingo, octubre 28th, 2018

El lío del Tribunal Supremo a raíz de la sentencia que obliga a los bancos a pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados, paralizada el día después de ser promulgada por el presidente de la Sala Tercera Díez-Picazo, ha derribado el último bastión que se mantenía intacto en esta devaluada, y sin embargo querida, democracia. Y no por la acumulación de errores de Díez-Picazo, que han puesto en un brete al Supremo, sino porque se ha descubierto la cadena de favores e influencias que contamina la independencia judicial, que ha de nacer en los nombramientos para que después se perciba en las sentencias. Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, colocó a Díez- Picazo, desplazando a un magistrado con mayor experiencia y prestigio, José Manuel Sieira.

El Tribunal Constitucional padece la misma enfermedad, ya que de sus doce magistrados 4 son elegidos por el Congreso, 4 por el Senado, 2 por el Gobierno y solo 2 por por el Consejo General del Poder Judicial.

Para no sembrar la desconfianza hay que buscar otros métodos para los nombramientos. Aunque no existen vacunas para estos males -la contaminación es demasiado fácil- si hay «voluntad política» se podría dejar a los propios jueces que eligieran a los mejores para los puestos más importantes. Y en todas las profesiones, también en la judicatura, hay personas muy capaces, honestas y con un alto concepto del servicio público.

La capacidad, con todo lo que la antecede, y la ética son los dos ingredientes de la regeneración. Aceptando la imperfección de todo lo humano, sin criminalizar los errores de forma constante, el sistema necesita recuperar la credibilidad ante los ciudadanos. Y para ello no hace falta exigir la pureza que no existe, sino establecer los mecanismos para que todos esos buenos profesionales que ahora ven el espectáculo desde la platea, porque no forman parte del reparto, tengan la oportunidad de decidir.

Euforia excesiva por comprar patrimonio

domingo, octubre 21st, 2018

El dinero que se recauda con la ecotasa puede ser un caramelo envenenado cuando se utiliza para la compra de patrimonio. Adquirir Sa Tanca de Sant Lluís, la parcela de S’Ermita de Ferreries, la inversión en las casas de Binicodrell de Es Migjorn, la creación de un museo marítimo en Es Castell y la inversión en las casas consistoriales de Ciutadella tendrá un coste de 5 millones de euros, a los que hay que añadir la compra de la sala Sant Josep de Ciutadella por parte del Govern, cuyo importe no se conoce todavía. Esta euforia en el sprint final de este mandato político debería crear al menos dudas razonables, más allá de ese ego de las autoridades por dejar una huella de su paso por las instituciones. Cada compra debería estar avalada por un plan para rentabilizarla (¿será productiva de alguna forma?), una estimación de los gastos de mantenimiento y de funcionamiento y saber cuánto costará su reforma o rehabilitación.

La historia de la compra del edificio señorial de Can Saura en Ciutadella debería ser un aviso para navegantes. Se adquirió en septiembre de 2000 por 250 millones de pesetas (1,5 millones de euros). El PSM, con buen criterio, pidió que se definieran los usos para justificar un gasto tan importante. Las ideas iniciales que motivaron esa compra hace 18 años fueron: trasladar el archivo histórico municipal, convertirlo en hotel-escuela, que fuera sede del palacio de congresos que después el PTI iba a contemplar para Ciutadella, o que sirviera para la sede universitaria de la UIB que finalmente se fue para Alaior. Es decir, de lo que motivaba la compra nada se ha hecho realidad. Después se pensó en ofrecerlo como parador nacional o como sede de los juzgados. Al final, un edificio muy caro de compra y de mantenimiento será, cuando se pueda, la sede del museo que estaba en un bastión de las murallas, una buena ubicación con posibilidades de mejora.

La compra de patrimonio es un gasto con eco si no se plantea como una inversión productiva.

 

Set anys d’acció per la Reserva

domingo, octubre 14th, 2018

En 25 anys d’ençà que som Reserva de la Biosfera hem avançat poc. Hi faltava un pla d’acció com el que dilluns es debatrà al ple del Consell de Menorca, que es vol dur a terme en només 7 anys i que, sumant totes les propostes, planteja una despesa de 53 milions d’euros.

Em fa la impressió que aquest document ha recollit un munt de propostes procedents d’actors diferents amb una quantificació teòrica de la inversió. Hi ha tantes accions que ni els mateixos responsables del projecte les arriben a conèixer totes. Hi ha tantes ganes de posar en marxar el motor de la Reserva que tot hi ha cabut en aquest primer pla d’acció, que finalment dependrà, com sempre, de la «disponibilitat pressupostària».

El pla d’acció hauria de resoldre la tensió que sempre ha acompanyat el títol de Reserva de la Biosfera, entre la defensa del medi ambient i el paisatge i el desenvolupament econòmic. Amb altres paraules, la Reserva ha de mostrar la seva utilitat pel creixement econòmic i el benestar dels menorquins, aplicant, està clar, criteris de sostenibilitat. Hi ha altres «economies» que han aconseguit animar l’activitat econòmica amb aquests objectius. Per aconseguir-ho s’ha d’abstreure la gestió del projecte del debat polític i s’ha d’implicar a la societat, a les persones i a les empreses.

Menorca està plena d’oportunitats per avançar en un projecte tan interessant com el de convertir una declaració d’intencions en un pla de canvi de tendència per l’Illa, passant de la passivitat davant el ritme que manquen altres, a la iniciativa local.

El creixement en energies alternatives és un dels camps que més activitat pot generar. Però també les inversions que es duen a terme en el camp de Menorca, els nous productes turístics associats a la natura i al patrimoni, la gastronomia amb la base del producte local, les proves esportives al voltant del Camí de Cavalls i del paisatge de Menorca.

És bé hora de potenciar el que compartim i deixar de banda el que ens divideix.

 

Desmarque, dribling, chilena, elecciones

domingo, octubre 7th, 2018

Como si quedara poco para la Bota de Oro. Messi (podría ser Ronaldo) se acerca solo al área rival. Tiene a Luis Suárez desmarcado, pero tiene que decidir: o tira a puerta para intentar marcar y que eso le ayude a conseguir el trofeo individual, o cede el balón a su compañero de equipo y quizás rival para ese premio. Ante esas dudas, se decide por tirar a puerta y falla. El equipo pierde. Quizás la próxima vez deba intentar una chilena para impresionar a los votantes, al jurado del premio, quiero decir.

Eso es lo que pasa en estos momentos con los partidos políticos, especialmente los que forman parte de pactos, que ahora necesitan desmarcarse, hacer algún dribling y si es posible una chilena.

En el ámbito insular se ha visto esta semana en algunos detalles. Marc Pons (PSOE) presenta los datos de los menorquines que han pagado menos impuestos por las herencias en vida, mientras Nel Martí (Més) recuerda que la modificación del Derecho Civil Balear se aprobó gracias a una propuesta de su partido. Otro ejemplo: el Consell no quiere dar a conocer los datos de usuarios del autobús de Macarella, quizás para no mostrar los de Favàritx, cuando Més ya los tiene publicados en su web.

En el Consell, donde las relaciones políticas entre los grupos son solo aparentemente buenas, los desmarques van a ir a más, sobre todo con Més, que sabe que el PSOE tiene poca capacidad de reacción. Los puentes de la General, no van a tener un final romántico como los de Madison, aunque no está claro si los socialistas serán capaces de desmarcarse con el de L’Argentina.

El paso adelante de Conxa Juanola en Maó, al publicitar su candidatura, habrá puesto nervioso a algún socio y sin embargo rival en la lucha por el voto.

Vamos a vivir la epidemia de los gestos electoralistas. Yo creo que los ciudadanos huyen del «dime de qué presumes» y prefieren ver cómo vamos a dar respuesta a lo que carecemos.