Cadena de errores ¿o no?

Me cuesta creer que unos (Puigdemont y los independentistas) y los otros (el Estado, Rajoy y los constitucionalistas) sean tan torpes. La cadena de errores es realmente sorprendente y sospechosa. Con episodios intermedios que obvío, se pueden enumerar algunos. Error 1: Puigdemont celebra un simulacro de referéndum sin garantías. Error 2: Rajoy permite una acción policial durante las votaciones con excesiva violencia. Error 3: Puigdemont no convoca las elecciones cuando tuvo la oportunidad de hacerlo y evitar así el 155 y la cárcel. Error 4: el fiscal general, nombrado por el Gobierno, aplica toda la mano dura posible y pide que la jueza los mande a todos a la cárcel. Error 5: Puigdemont se va a Bélgica.

Si pensamos que a los políticos inteligentes que nos gobiernan les interesa encontrar soluciones, ¿por qué lo que consiguen con sus actuaciones es empeorar la situación?

Si planteamos la cadencia de los hechos como una partida de cartas, con una lógica distinta al procés, quizás nos demos cuenta de que cada uno tiene un plan y actúa en consecuencia. Los independentistas quieren imponer sus tesis, no por la violencia, sino con el voto. Ya sabían que el referéndum no valdría y quizás ya tenían en sus planes la convocatoria de una elecciones que volverán a ser un plebiscito sobre la independencia y contra el Gobierno.

A Rajoy tampoco le salen mal sus planes. La corrupción ya ha pasado página e incluso los tribunales han cambiado el reparto de actores principales. Correa y Bárcenas ya entran sin cámaras. Además la dureza con los catalanes ya daba antes un impulso a la expectativa de voto y ahora más.

En conclusión: Rajoy y Puigdemont se aprovechan de su distanciamiento y no tienen la menor intención de enfriar, dialogar y pactar. Al menos hasta el 22-D. Y, mientras, dejan que la justicia les haga el trabajo sucio.

 

One Response to “Cadena de errores ¿o no?”

  1. manumenorca dice:

    … totalmente de acuerdo… eso es pensar, y no repetir consignas tipo tweet rebotándolas de manera fanática y sin criterio… yo incluso llegué a pensar que Puigdemont era un esbirro de Rajoy tipo quintacolumnista, dedicado en cuerpo y alma a montar el sarao más bestia que lograse tapar las noticias que estaban por llegar con todas las sentencias de los casos de corrupción y demás…

Leave a Reply