A medio gas

Menorca, como reserva de la biosfera, merecería que toda la energía que consume procediera de fuentes renovables. Combatir el cambio climático es una obligación de todos (incluso de Trump). Sin embargo el sueño de ser 100% sostenibles no es alcanzable a corto o medio plazo. Entre tres y cuatro décadas es un tiempo realista para ello. Además de que solo generamos el 3% de fuentes limpias, tampoco sabemos cómo vamos a llegar al objetivo. El trabajo del IME con la preparación de las Directrius Estratègiques de Menorca ya aporta algunos datos. Por ejemplo, es impensable abastecerse de placas fotovoltaicas por el enorme consumo de territorio que seria necesario para cubrir la demanda energética de los menorquines. No queremos molinos para aprovechar la energía eólica por su impacto paisajístico y nos conformamos con la ampliación de Milà. Aunque es evidente que hay que avanzar sin pausa en el uso de las renovables quizás el objetivo de alcanzar un 100% de fuentes limpias puede ser inalcanzable.

Algunos defienden la propuesta de cerrar la central de Endesa y abastecernos solo a través del cable eléctrico que nos une a Mallorca y del nuevo cable que instalará Red Eléctrica con una inversión de 84 millones de euros. Es la forma de decir «que produzcan ellos» pero es una actitud poco responsable con reducir las emisiones de CO2 y de azufre.

El gas no puede substituir a las renovables, pero al ser menos contaminante y valorando lo poco que hemos conseguido hasta ahora y los plazos de futuro, es una opción que Menorca no puede rechazar. Substituir el petróleo por el gas es también una apuesta a favor del medio ambiente. Realista y más a corto plazo.

Leave a Reply