Archive for Septiembre, 2016

La Verge dels dolors

Domingo, Septiembre 25th, 2016

Vaig néixer a l’Hospital Verge del Toro, igual que una part molt important dels menorquins que ara habitem l’Illa. Llavors els de Ciutadella naixíem a Maó. Mon pare m’explicava que el dia 27 d’agost, quan ja em volia independitzar de la meva mare, la comare de l’Hospital havia pensat anar a la platja en lloc d’assistir el part. N’Esteve es verderol, que era el peu pare, no li va deixar fer i vaig poder sortir el dia que tocava.

No tenc cap sentiment especial cap al «Verge del Toro». Si m’haguessin deixat triar haguera nascut a molts altres llocs. La petita anècdota crec que serveix per assegurar que és molt més important la qualitat d’un servei assistencial que no les parets on s’ofereix. De vegades no sembla que aquest criteri tan senzill estigui tan clar.

L’hospital Verge del Toro fa anys que és motiu esporàdic de debat polític. Els nostres representants estan convençuts que quan encarreguen un estudi elaboren un pla, estan donant resposta a les necessitats de les persones. Els calaixos de les administracions estan plens de plans inútils, que mai s’han fet servir, mentre que les caixes dels doblers estan més buides. La pregunta és igual de senzilla. Per què després de tants anys de debat, avui encara no hi ha un projecte decidit per construir un sociosanitari a Menorca? És possible que avui s’hagi de començar pràcticament de zero? Per què per fer unes proves i saber si l’edifici està en runa o no s’hagin d’esperar mesos i mesos? La tasca dels polítics no és fer un pla, ni encarregar un estudi; els hem contractat (votat) per gestionar. I cobren per fer-ho.

És necessari un sociosanitari a Menorca? No em fa falta cap estudi per estar segur de què sí. Una població que s’envelleix necessita més serveis. Quantes famílies no hi ha a Menorca que tenen un parent amb una greu malaltia crònica i necessiten una ajuda que no reben. No dic que tots hagin d’anar a un centre, però l’opció ha d’existir. És tan evident com que Balears no pot pagar 118 milions d’euros per reconvertir Son Dureta en un centre sociosanitari i Menorca continuar esperant que algun polític responsable encarregui un estudi. Al final ens conformarem amb encendre un ciri a la Verge dels Dolors.

Tenim bisbe, a Mallorca

Miércoles, Septiembre 21st, 2016

Sebastià Taltavull no ha perdut l’accent de ciutadellenc, tot i que fa prop de set anys que viu a Barcelona com a bisbe auxiliar. Ara, el Papa li ha encarregat dirigir la diòcesi de Mallorca, fins que no hi hagi el nomenament d’un bisbe titular. A l’illa veïna, ha entrat amb bon peu. El fet que no sigui valencià, sinó menorquí procedent de Barcelona ja representa un canvi, encara més significatiu dels nous temps que no el de Juan José Omella a l’Arquebisbat de Barcelona. La carta que va dirigir a la diòcesi de Mallorca tot just va ser nomenat administrador apostòlic va ser molt encertada. Un to dialogant per expressar una voluntat ferma de servir l’església diocesana i dur a terme la feina que se li ha encomanat. S’ha sabut també distanciar de la polèmica sortida del bisbe Salinas, sense amagar l’amistat que manté amb ell.

També ha estat ben rebut perquè molts preveres mallorquins coneixen molt bé la seva forma d’actuar i la seva gran capacitat de comunicació, que al final és de comprensió de les persones i de les seves circumstàncies. Aquesta capacitat és molt necessària per resoldre les situacions internes del col·lectiu de capellans, que moltes vegades fan patir, i per donar resposta al que esperen moltes persones de l’església i dels seus representants.

Alguns mitjans l’han qualificat de progressista, d’un bisbe que es troba en la línia del papa Francesc. Jo crec que el bisbe Sebastià Taltavull té el carisma per aportar molt a l’església i a la societat. Més enllà de posar-li etiquetes o plantejar-li objectius que no té, crec que sempre ha mostrat una disposició que li permet acompanyar a les persones en el camí complicat de donar valor a la vida que un viu. És home que espera, i aquesta actitud que no és passiva, és un compromís amb un mateix, amb el que creu i amb la feina que ha de dur a terme. És un home que viu amb esperança, capaç d’il·lusionar.

El alcalde que perdona multas

Miércoles, Septiembre 21st, 2016

Existe la posibilidad de que el alcalde de Es Migjorn sea condenado por prevaricación por anular 19 multas de tráfico, en algunos casos con informes en contra de la Secretaría. Formalmente, el caso es de libro. Un alcalde no puede decidir por su cuenta perdonar una multa, ni que se trate de personas sin recursos o que hayan aparcado mal por una urgencia. Hay medios para hacerlo “legalmente”, con todos sus informes en regla, con la intervención de servicios sociales, de los servicios jurídicos, con un informe del jefe de Policía respondiendo a un recurso de reposición. Es decir, recorriendo toda la burocracia para que lo que posiblemente sea justo también sea legal. Aunque sus causas sean nobles y que no exista la más mínima sospecha de que haya actuado por un beneficio propio, el hecho de haber anulado una sanción a un ciudadano, al que ha escuchado y comprendido, puede al final obligarle a dejar la alcaldía.

Todo esto está desproporcionado. La oposición de Es Migjorn del PP ha decidido hacer prácticas judiciales llevando al juzgado todo lo que parece irregular. El fondo no importa tanto como las formas. Y en las interpretaciones frías de las normas puede que tanga razón, aunque los ciudadanos no lo perciban así. La ley en su sentido estricto y los juzgados están hoy por encima de las opiniones, del fondo de las cosas y, por supuesto, de la política. Al menos, en este caso, el alcalde ha detallado por qué anuló cada una de las multas. No comparto la idea de que cualquier posible irregularidad debe ser llevada al Juzgado.

Al final, ¿para qué sirve un alcalde si no tiene un cierto poder discrecional de tomar decisiones? El problema es que desconfiamos tanto de los políticos que hay que establecer cada día más normas, leyes y controles para tranquilidad pública. ¿Por qué no sustituimos a los alcaldes por gerentes capacitados contratados por concurso? Parece que hemos decidido recuperar la confianza en el sistema desconfiando de los políticos y buscando el premio gordo, una condena judicial.

La noticia y el morbo

Sábado, Septiembre 10th, 2016

“Es Diari” no tenía sección de sucesos hasta hace algo más de un año. Las informaciones se incluían en las páginas de local, pero he de reconocer que la cantidad de noticias era muy pequeña, en comparación con las que publicamos ahora, gracias al trabajo profesional de un buen periodista como es Miguel J. Urbano y otros compañeros de la redacción.

Nuestro trabajo consiste en asegurar la veracidad de las noticias. Después, hay que darles forma sin alimentar el morbo, pero con los datos suficientes para que la información sea interesante y completa.

Que se publiquen más noticias de sucesos no significa que la Isla sea más insegura, sino que sus ciudadanos están más informados. No somos una comunidad tan distinta de otras, que también sufren las miserias humanas, la violencia machista, el tráfico de drogas, el maltrato a la infancia, las consecuencias de la marginación y la pobreza. Quizás sería preferible ver solo la otra cara de nuestra propia realidad, pero ese no es el trabajo de los periodistas, ni del periódico que respeta su profesión.

A menudo, ante una noticia de sucesos, de política o de aparcamientos ilegales, hay argumentos e intereses parciales y personales, lícitos, que te hacen pensar sobre la conveniencia de su publicación. Muchas noticias tienen un aspecto personal desagradable. Y te preguntas ¿por qué no hay que publicarlo?. Al final prevalece el interés de los lectores a estar informados.

De todas formas, en los sucesos no publicamos las fotos más dolorosas que no aportan información (el parricida, por ejemplo):no damos un solo dato que permita identificar a un menor víctima de abusos; no tratamos como suceso lo que es un problema social.

Son historias que, a menudo no nos gustan, pero esto no hace que desaparezcan. Suceden, en la Isla, y deben ser contadas.

Maldita marihuana

Sábado, Septiembre 10th, 2016

Después de cerrar la edición del diario, acostumbro a volver a casa en bicicleta. Durante el recorrido, todavía se puede percibir el aroma de los platos cocinados en muchos hogares para cenar o el olor intenso de un galán (o dama) de noche (cestrum nocturnum). No todo es tan agradable. Hueles la humedad de casas semiabandonadas (es decir, alguien vive allí) o el hedor que desprenden los porros. Hay numerosas casas donde se fuma esa droga, incluso alguna donde se vende. En una de esas viviendas ves entrar especialmente a gente joven, a menudo bien vestida, con la intención de comprar. Es ese menudeo difícil de perseguir e imposible de erradicar. No se trata del mundo marginal, sino de la normalidad del día a día.

La muerte de una madre a manos de su hijo adicto a la marihuana, uno de los mayores dramas que ha vivido Menorca, desde el asesinato del pequeño César, debería ser un motivo para que alguien decidiera dejar ese consumo tan nocivo.

Los defensores del porro son capaces de apuntarse a causas justas, a manifestarse en contra del maltrato animal o de los desahucios, incluso podrían ser veganos y negarse a consumir cualquier tipo de proteína animal. O practicar deporte para una vida más sana. O incluso votar al PP. Reclaman la legalización de la marihuana como un derecho en una sociedad en que se valora por encima de cualquier otra cosa la libertad individual.

Esta sociedad tan permisiva con la quinta del porro no se da cuenta de que fomenta la discapacidad de algunos jóvenes y permite que llegue a ser esquizofrénico quien, sin ese consumo, nunca habría desarrollado esa enfermedad y no habría matado a su madre en un brote psicótico.

Más allá de la tristeza y del morbo por un suceso tan trágico hay una lección por aprender.

¿Quién llora la pérdida de Iscomar?

Jueves, Septiembre 1st, 2016

Que Iscomar deje de operar en la línea Marítima de Ciutadella-Alcúdia es, sin duda, una mala noticia, que tendrá efectos negativos para los usuarios y la economía menorquina. Seguramente lo peor es que la noticia era previsible, a pocos habrá sorprendido, no solo por las dificultades propias de la empresa, que en 2009 presentó concurso de acreedores, sino por una competencia terrible en precios, con ofertas a pérdidas. A Baleària se la he añadido este año el «Alcántara dos» de Trasmediterránea, lo que ha representado el último empujón para echar al «Nura Nova».

El transporte en Menorca no es una cuestión que se circunscriba a la empresa privada y a la dinámica de la libre competencia. Algo tiene que decir la Administración para regular un servicio privado de interés público. Sin embargo, Ports, el Consell y el Ayuntamiento de Ciutadella no han mostrado el más mínimo interés por la continuidad del «Nura Nova». Como si no fuera con ellos.

¿Por qué sale perdiendo Menorca sin el «Nura Nova»? Este barco ha demostrado durante 18 años ser el más fiable para cubrir la ruta, sobre todo en invierno, cuando muchos años se ha quedado solo. Iscomar se ha repartido los beneficios del verano con otras compañías, y ha asumido las pérdidas del invierno en varios ejercicios. Un segundo motivo: la competencia es necesaria para contar con buenos precios y mejor servicio. Si queda una única compañía controlando el mercado no será una situación óptima. Y un tercer aspecto, hasta ahora el puerto de Ciutadella no ha hecho más que crecer en tráfico de pasajeros. Sin Iscomar, esta progresión será difícil que se mantenga, lo que también tendrá efectos sobre la economía local.

Cuando era tiempo de soluciones nada se hizo. Ahora vendrá el tiempo de las lamentaciones.