Lo que de verdad interesa del CIS

De la encuesta del CIS solo nos enteramos de la estimación de voto, quizás la opinión más incierta. La intención directa que expresan los encuestados se cocina después, aplicando variables por la experiencia, entre ellas el recuerdo de la última vez que votó. Sin embargo, estas elecciones incorporan opciones con pocos antecedentes electorales y eso impone un cierto riesgo a las conclusiones.

Pero el CIS pregunta muchas más cosas interesantes. Estas son algunas de ellas. Al 61% no le interesa la política, sin embargo casi el mismo porcentaje (58) habla de política con frecuencia con familia y amigos. Conclusión: lo que no le interesa a la mayoría es esta forma de hacer política.

Tres de cada cuatro dicen que la situación económica es mala o muy mala y solo un 4% afirma que es buena o muy buena. Conclusión: los mensajes de la recuperación son propaganda o estimaciones de un futuro más o menos cercano.

El 56% cree que la gestión del PP ha sido mala o muy mala. Y a la pregunta de si consideran que un gobierno del PSOE lo habría hecho mejor, el 52% dice que igual y un 24 cree que peor. Conclusión: la desconfianza con los partidos que han tenido el poder no para de crecer.

Hay ciudadanos que dudan en votar a uno u otro partido: un 9% entre PP y PSOE; un 11% entre PP y Ciudadanos; un 9% entre PSOE y Ciudadanos; y un 7,7% entre PSOE y Podemos. Conclusión: los nuevos restan votos al PSOE por la izquierda y por la derecha y Ciudadanos gana votos tanto del PP como del PSOE.

Otro dato interesante es que 7 de cada 10 encuestados se considera más de centro y hacia la izquierda que de centro hacia la derecha.

En definitiva, el CIS dibuja una sociedad en proceso de cambio político, que arrastra todavía la pesada piedra de la crisis.

One Response to “Lo que de verdad interesa del CIS”

  1. manumenorca dice:

    … la pirámide poblacional va cambiando, con la edad la gente tiende a chochear y a volverse de derechas, abandonando la utopía juvenil. Afortunadamente, el ciclo de la vida pone a cada uno en su sitio, y la demencia senil y los óbitos van moviendo el fiel de la balanza hacia el progresismo.

Leave a Reply