Archive for diciembre, 2015

Cuando la ética se negocia

martes, diciembre 29th, 2015

La negociación de los pactos para un gobierno casi imposible corre el riesgo de padecer la misma superficialidad de la campaña electoral. Ésta pueda hacerse desde los platós de televisión, pero el acuerdo para gobernar debe basarse en cosas más sólidas que la estética o las poses para la foto.

Mariano Rajoy ha sido el que más ha perdido en las elecciones y sin embargo es el vencedor, como partido más votado. El PP defiende que eso le debería dar el derecho a gobernar, lo que es muy discutible. Le da la oportunidad de formar gobierno si consigue los apoyos suficientes, pero nada más. Pedro Sánchez, el otro perdedor, tiene la obligación de buscar alianzas para intentar un gobierno «de izquierdas». Para un PSOE malherido y dividido, pendiente de renovación, la tentación de tocar el poder sin asumir las consecuencias de su crisis tiene mal pronóstico. El camino corto es el más peligroso.

Es muy difícil que los socialistas puedan aceptar la consulta en Catalunya que plantea Podemos y que tan buen resultado electoral le ha dado a Pablo Iglesias (ganó votos en Catalunya y no los perdió en el resto de España). Sin embargo, lo que el PSOE no podrá tragar es la eliminación de las «puertas giratorias con efectos retroactivos». Es decir que todos los que fueron altos cargos de un gobierno socialista (empezando por Felipe González) que ahora están en consejos de administración de grandes empresas dimitan de estos o se vayan del PSOE. A eso se le llama imponer la ética, especialmente a los adversarios políticos. La propuesta de Podemos es populista y demagógica. Un ex presidente socialista no puede ganar dinero en una empresa o impartiendo conferencias. Uno del PP sí. Como si eso fuera connatural a cada ideología.

Hoy no se habla de la ética, sino que se utilizan como si fueran sinónimos, ideas como justicia, igualdad, compromiso, decencia. Y curiosamente, la ética es lo que más falta hace, pero no en el comercio de una negociación política, sino como una actitud personal e intransferible de renovación de los valores democráticos.

Camí de Cavalls, la perla

lunes, diciembre 21st, 2015

El Camí de Cavalls és una ruta única, d’un gran valor. Passejar per ell és la millor manera de conèixer la bellesa d’aquesta Illa. És la perla.

Em recorda el llibre de John Steinbeck «La perla». Un matrimoni de pescadors pobres, amb un fill que ha patit la picadura d’un escorpí i que el metge no vol atendre perquè no tenen doblers, troba una perla enorme. La dona creu que està maleïda però l’home opina que amb la seva venda podran resoldre tots els seus problemes econòmics. Per defensar el tresor ha de matar i fugir. Acaben tornant a llençar la perla a la mar, per acabar amb les seves desgràcies.

El Camí de Cavalls és un valor paisatgístic, econòmic i social. Hi ha una demanda d’ús dels residents i també és un producte turístic. La seva gestió demana equilibri. Per aquest motiu, és interessant la celebració de les jornades al Consell de Menorca. Val la pena debatre sobre el futur de la principal ruta paisatgística perquè pugui respondre a la demanda que genera i es pugui garantir la seva conservació.

La perla no pot resoldre els problemes de l’economia insular, cada cop més dependent del turisme, però ha de ser un element de millora del producte turístic. Per tant, prudència en la incorporació de més activitats, però sense tancar la porta a les seves possibilitats econòmiques.

La perla s’ha de conservar. Que passin pel camí 127 persones per hora a l’estiu a la zona de Cala Galdana, cap a Cala Mitjana o cap a Macarella, per exemple, té un impacte. Que els pagesos rebin una compensació per mantenir el recorregut en bones condicions és una idea interessant plantejada a les jornades.

La perla és desitjada per molta gent. L’èxit del projecte polític de convertir en públic el Camí de Cavalls fa que aquest tresor ens pertanyi a tots els menorquins. Una herència que hem de gestionar bé.

La Cámara Alta es muy baja

martes, diciembre 15th, 2015

En la Constitución de 1812, la primera, solo se contempló una cámara. Fue en la de 1837 (aunque tres años antes ya se creó por decreto) cuando se organizó la Cámara Alta o de Próceres, que después se llamaría Senado. En la República se eliminó. Y con la Constitución del 78 se convirtió en cámara territorial, con 248 senadores, que ahora, en la décima legislatura que ha terminado, han sido 266. Una pequeña inflación.

En Menorca, lo de elegir a nuestro senador siempre nos ha hecho gracia, es algo hasta simpático poder votar a una persona para que nos represente en Madrid.

Yo creo que el Senado es una cámara inútil, no ha servido para vertebrar la España de las autonomías, ni realmente resolver las demandas locales. Solo para hacer alguna pregunta sobre las mismas y obtener una respuesta escrita como si el documento tuviera algún valor. Es decir que si el Senado se suprime no se derramarán muchas lágrimas.

Sin embargo tener algún menorquín diligente que se preocupe realmente por nuestros temas en la capital del Reino no es una tontería. Pero elegir a alguien que después se diluye en las disciplinas de partido y que al final forma parte de la tropa parlamentaria que sigue las estrategias del partido, es un gasto innecesario.

Cuando Antoni Villalonga, que fue senador tras la victoria de Felipe González en 1982, ya había perdido la confianza de su partido, en un debate en el Cercle Artístic se le preguntó para que servía un senador. «Para cobrar un buen sueldo», afirmó.

Nuestro representante en Madrid debería ser elegido en una lista abierta. Debería llevarse una maleta llena de temas por gestionar y rendir cuentas con frecuencia. O quizás sería mejor abrir una oficina en la capital y buscar un agente espabilado, aunque no sea político de profesión.

Lo que de verdad interesa del CIS

lunes, diciembre 7th, 2015

De la encuesta del CIS solo nos enteramos de la estimación de voto, quizás la opinión más incierta. La intención directa que expresan los encuestados se cocina después, aplicando variables por la experiencia, entre ellas el recuerdo de la última vez que votó. Sin embargo, estas elecciones incorporan opciones con pocos antecedentes electorales y eso impone un cierto riesgo a las conclusiones.

Pero el CIS pregunta muchas más cosas interesantes. Estas son algunas de ellas. Al 61% no le interesa la política, sin embargo casi el mismo porcentaje (58) habla de política con frecuencia con familia y amigos. Conclusión: lo que no le interesa a la mayoría es esta forma de hacer política.

Tres de cada cuatro dicen que la situación económica es mala o muy mala y solo un 4% afirma que es buena o muy buena. Conclusión: los mensajes de la recuperación son propaganda o estimaciones de un futuro más o menos cercano.

El 56% cree que la gestión del PP ha sido mala o muy mala. Y a la pregunta de si consideran que un gobierno del PSOE lo habría hecho mejor, el 52% dice que igual y un 24 cree que peor. Conclusión: la desconfianza con los partidos que han tenido el poder no para de crecer.

Hay ciudadanos que dudan en votar a uno u otro partido: un 9% entre PP y PSOE; un 11% entre PP y Ciudadanos; un 9% entre PSOE y Ciudadanos; y un 7,7% entre PSOE y Podemos. Conclusión: los nuevos restan votos al PSOE por la izquierda y por la derecha y Ciudadanos gana votos tanto del PP como del PSOE.

Otro dato interesante es que 7 de cada 10 encuestados se considera más de centro y hacia la izquierda que de centro hacia la derecha.

En definitiva, el CIS dibuja una sociedad en proceso de cambio político, que arrastra todavía la pesada piedra de la crisis.