Archive for mayo, 2015

Comunicar precisa más oído que boca

martes, mayo 19th, 2015

Hoy se celebra la Jornada Mundial de la Comunicaciones Sociales. La creó la Iglesia hace casi 50 años. Posiblemente el mejor comunicador que existe en la actualidad es el Papa Francisco. Por sus palabras, pero sobre todo por su actitud, que transmite autenticidad. Da la sensación de que lo que dice lo siente y lo vive y eso solo lo puede hacer quien construye su vida escuchando y no solo hablando, el que se deja transformar por la relación con los demás, por lo que dicen y sienten los demás, desde el contraste o desde la simpatía.

Hoy es muy difícil comunicar, porque los que formamos la sociedad tenemos algo atrofiado el sentido del oído. Ya hace años que Marshall McLuhan describió la aldea global y una de sus ideas era que el volumen de la información es tan inmenso, cada vez mayor, que se provoca tal ruido que llegar a conocer el contenido de lo que pasa es un reto complicado. Hay que hacer un esfuerzo. Hay que conseguir pasar de oír el ruido a escuchar el mensaje esencial que alguien transmite.

Pero el ruido se contagia, se expande, se socializa. Al final se crean grupos que comparten el ruido y a nadie parece importarle la comunicación eficaz. Se conforman con vivir confortablemente entre los que se identifican con el mismo ruido, en contra de otros grupos.

Cuando la comunicación es así de defectuosa, la calidad de la información, el ejercicio libre y responsable del periodismo, sufre, se desprecia. Muchos quieren solo la información que les favorece. Se llenan la boca de grandes palabras, sobre la libertad, la democracia… Y se tapan los oídos.

En estas elecciones hay algo nuevo en juego. Quizás una sacudida al sistema sirva para recordarle que las palabras que se dicen mucho y se practican poco un día dejan de tener significado. Lo que no se ejercita al final desaparece.

Aspirante honesto a cargo público

lunes, mayo 11th, 2015

Es verdad que hay gente en la política que se aprovecha del sistema para ordeñar la vaca pública en beneficio propio. Pero también lo es que hay muchos políticos que aportan tiempo y esfuerzo con poca compensación económica y social.

Es verdad que algunos fardan de la profesión, se creen que el hábito hace al monje, pero también lo es que muchos soportan el desprecio a su clase cuando con su trabajo la dignifican. Es verdad que en la política hay corruptos, incluso que el sistema de partidos permite a los corruptibles hacer carrera, pero también lo es que hay algunos candidatos en estas elecciones que se presentan para un cargo público teniendo un empleo al que están dispuestos a renunciar sabiendo que van a cobrar menos dinero.

Hay gente aprovechada en la política, pero también personas generosas, que se apuntan a una lista con la idea de mejorar la ciudad o la Isla donde viven. Merecen un respeto y entristece ver cómo por el hecho de poner el nombre en una candidatura algunos ven una mancha cuando tendría que ser una medalla al valor.

Entre los candidatos que concurren a estas elecciones se descubren todos los perfiles: el longevo dinosaurio; la serpiente escaladora; el  profesional; la aficionada; el funcionario de nivel 3; el fiel del argumentario; el experto pulsador del votómetro; el negociador; el victimista; el «estoy de paso»; el «no a todo»; el ciudadano; el revolucionario con matices. Muchos de ellos, gente de buena voluntad, con más o menos conocimientos.

Me gustaría que todos estos aspirantes figuraran en una lista abierta, donde los votantes, en ejercicio de su responsabilidad, se preocuparan de conocerles antes de darles dinero para que lo gasten en beneficio de todos. Si administran algo que nos pertenece convienen que se ganen y que obtengan nuestra confianza.

El capital humà

martes, mayo 5th, 2015

El floriment del mes de maig a Menorca és un efecte temporal i no estructural. Quines coses floreixen aquest mes?: un inici de temporada estil menorquí, a poc a poc, i l’arribada d’Air Europa i de Ryanair a les rutes aèries. (Alguns passatgers residents han viatjat aquest cap de setmana de València a Menorca per només 5 euros el trajecte). El bon temps sembla inspirar una tranquil·la resurrecció.

Després d’aquests anys de patir mos donam per satisfets amb poca cosa.

El mes de maig s’enceta amb el dia del treball, que, per sort, segueix essent festiu. Tenir un lloc de feina bé es mereix una festa. Tenir un bon lloc de feina, amb un sou digne, ja seria per tirar coets com els que duia en Gandalf a Hobbiton. Però la millora en la creació d’ocupació no resol la recuperació del poder adquisitiu dels treballadors. Crec que uns sindicats en crisi ja no són un instrument gaire útil per donar resposta a les necessitats de les persones amb feina o sense. Ara bé, hi ha prou motius per reclamar una millora de les condicions de treball. Aquest 2015 es pronostica que els salaris perdran poder adquisitiu (-0,8%); el 2016 pujaran un 0,4 però l’IPC s’incrementarà un 1,1%; i el 2017, els sous poden pujar un 1%, però l’IPC ho ferà un 1,5. Mentre creix la diferència amb les persones que tenen més recursos, la classe mitjana mira cap avall, com demostra Thomas Piketty a «El capital en el segle XXI», analitzant la distribució de la riquesa.

Les lleis de mercat -molta gent demanant feina i poca oferta d’ocupació- no haurien de pesar més que la dignitat del treball, que es mesura per les condicions de feina i per un salari correcte.

Em deman si aquesta precarietat és temporal o s’està convertit en estructural. A veure quan aquest país deixarà de guanyar competitivitat a costa del capital humà, que sempre hauria de ser el capital més important.