El hacha de guerra

El olor de la convocatoria electoral del 24 de mayo afila las lenguas y desentierra el hacha de guerra de los políticos y de quienes actúan por fidelidad o por oposición desde otros ámbitos.

Ese estrés provoca heridas y víctimas colaterales. La más reciente, la psicóloga Magdalena Yebra, hija del gerente del IB-Salut. Resulta que lleva 12 años trabajando en la sanidad pública de Menorca, siempre con contratos eventuales, hasta que ahora ha pasado a ser interina  cuando se han unificado, a propuesta del jefe de área de Salud Mental, dos plazas en una sola a raíz de la jubilación de la profesional del centro de Salud de Dalt Sant Joan. Prácticamente todos los profesionales sanitarios en una situación similar, unos cuarenta, con más de cinco años contratados, han pasado a ser interinos. Solo quedan unos diez eventuales, por causas específicas.

Puede que sea un vicio del poder colocar en la gerencia de un hospital a un militante del partido que manda, en lugar de a un profesional técnico. Pero también lo es que se apunte a su cabeza por ser del PP, sin mostrar la mínima sensibilidad por la situación de una profesional que lleva, repito, 12 años con contratos eventuales,

Los argumentos de la denuncia son, en mi opinión, débiles, aunque muy aprovechables si un sindicato desentierra el hacha con fines electorales. La plaza de psicóloga del centro de salud debía amortizarse para contratar a una psicóloga clínica. Yebra está habilitada como psicóloga clínica desde noviembre de 2012, antes de que su padre fuera gerente.

¿Ha existido un trato de favor y una actuación irregular del gerente del Hospital para contratar a su hija?. A mi no me lo parece. Quizás, aunque tampoco lo veo, algún error administrativo.

Y con los problemas y temas importantes que tiene el Hospital sobre la mesa, andamos con estas batallitas. ¿Por qué será? Pues ¿por qué va a ser?

Leave a Reply