Archive for Febrero, 2015

Vacaciones en la isla de las rotondas

Martes, Febrero 24th, 2015

¿Usted iría de vacaciones a una Isla donde una descomunal obra, la construcción de super-mega-rotondas está destruyendo el idílico paisaje de la Reserva de la Biosfera? A lo mejor duda de si quedan playas vírgenes o si los maquiavelos que han diseñado esta espantosa reforma de la carretera general, no estarán maquinando la construcción de rotondas de doble nivel en los cruces del Camí de Cavalls. La conclusión es evidente: Menorca y su principal producto turístico, el paisaje, se han ido a hacer puñetas.

Realmente, todo muy exagerado. La campaña iniciada fuera de la Isla en contra de la reforma de la Me-1 perjudica más la imagen de Menorca que la obra que se lleva a cabo en si misma. Por lo exagerado del mensaje.

Quizás Alejandre debía haber aceptado eliminar la rotonda de Biniai y facilitar el pacto, como se hizo con el dique de Son Blanc, con un acuerdo de mínimos, asumiendo que las buenas ideas técnicas pueden ser socialmente imperfectas. Sin embargo, se ha perdido de vista que se trata de la mejora de la principal vía de comunicación de la Isla, con efectos positivos sobre la economía y que, aunque es comprensible que se discuta el diseño de las rotondas soterradas, en mi opinión es evidente que la obra no cuestiona el modelo de protección del territorio y de su paisaje ni la declaración de Reserva de la Biosfera, que ha de hacer compatible la conservación medioambiental con la actividad económica que permite la subsistencia de los residentes.

El GOB se ha ganado una merecida reputación por su defensa del territorio. Estoy convencido de que muchas personas se han sumado a la campaña anti-rotondas por confianza con quien la ha organizado, no por el conocimiento a fondo del proyecto. Administrar esa confianza es una de sus responsabilidades.

La carretera se ha convertido en un símbolo, especialmente político. Pero en lugar de aplicar la política habría que pensar más en la economía.

La partida de póker con la carretera

Lunes, Febrero 16th, 2015

A partir de mañana se juega la última mano de la partida de póker en que se ha convertido la reclamación de Dragados – Antonio Gomila de incrementar en 2,8 millones el coste de la reforma de la carretera general. En parte, solo en parte, es una discusión técnica, porque Dragados utiliza sus amplios conocimientos técnicos para desarrollar una estrategia que persigue ganar más dinero con la obra. Y juega duro. Acaba de enseñar un full. Parece tener listo un escrito para renunciar a la obra.

Quizás es un farol de los directivos de Dragados de Palma. Pero, sin duda, han hecho números. Si abandonan la obra ahora, ganan. Sus técnicos demostrarán lo mucho que vale lo construido. Si consiguen que el Consell ceda y acepte incorporar imprevistos, evidentemente, también ganan.

Además, han puesto al Consell en una situación muy incómoda. ¿Cómo van a aceptar un incremento de coste de 3 millones con la importante oposición que existe al proyecto de las rotondas?. Ni le sirve, aunque tenga razón, argumentar que el desvío de Ferreries costó ocho millones de euros más y terminó un año más tarde de lo previsto. Y todo ello, con las elecciones a tres meses vista.

Un externo puede pensar que si se trata de cuestiones técnicas ha de ser fácil resolver las discrepancias. ¿Falta un volumen de asfalto valorado en 1 millón de euros? ¿No se ha previsto el coste de los portells en el nuevo muro de pared seca? ¿Hay que cambiar los postes de telefónica?

Creo que el proyecto de Rodrigo del Pozo no tiene fallos tan garrafales, sino que Dragados utiliza, y lo sabe hacer muy bien, argumentos técnicos para llevarse la pasta.

El conseller Alejandre se ha mantenido al margen de la negociación directa. Sin embargo, la posición de no ceder parece correcta en defensa del interés público. Aún así, la carretera sin actividad y abierta en canal sigue haciendo daño a la vista.

Lo que huele mal en Milà

Lunes, Febrero 16th, 2015

La clausura del vertedero de Milà obliga a analizar dos cuestiones. Si ha existido contaminación de los acuíferos y si se han cometido irregularidades en el proceso para la última ampliación, la obra fallida por una ineficaz impermeabilización.

Los problemas de contaminación vienen de lejos. De la primera fase, de hace veinte años, y quizás de que la segunda, Milà II, siga con el proyecto de clausura pendiente. En los dos últimos años, la contaminación ha sido leve y sin riesgo para la salud, según se desprende del estudio de todas las analíticas. Es bueno que la Fiscalía de Medio Ambiente investigue, pero no parece que esa vía tenga mucho recorrido. Tampoco la consulta de la Dirección General de Fondos Europeos, ya que los problemas de contaminación no tienen nada que ver con la obra de ampliación subvencionada con 2 millones de la UE.

La  otra parte, la de gestión de la chapuza del proyecto de ampliación, tiene miga. Y, de momento, nadie parece investigar. Es posible que el primer proyecto de ampliación que se redactó por parte de Gemma-Incive, al que se había adjudicado por concurso, tuviera deficiencias, pero no se comprende cómo a poco de ser aprobado definitivamente, con informes técnicos favorables, con el vertedero saturado, se encarga a Terratest de forma directa (por parte del gestor) un nuevo proyecto que impone un producto que suministra la misma empresa redactora, el trisoplast, un material solo probado en España, curiosamente, en la clausura de algunas celdas del vertedero mallorquín de Son Reus.  Al final, el proyecto no contempla una protección del material impermeabilizante por debajo, y al excavar 13,5 metros, el agua subterránea elimina la protección y los riesgos de filtraciones obligan a cerrar el vertedero.

Los que ahora se tapan la nariz en algún momento necesitarán tomar aire. Entonces habrá que escuchar sus explicaciones.

El votante de Podemos ¿es radical o pobre?

Domingo, Febrero 8th, 2015

Como se comprobó en el debate organizado por «Es Diari» el jueves en Ciutadella, Podemos no tiene un programa porque está formado por gente muy diversa en proceso de organización, y no ha tenido tiempo de ponerse de acuerdo sobre cómo responder a centenares de cuestiones. ¿Apoya el trilingüismo? ¿Está en contra de la reforma de la carretera general? ¿Le gusta un parque acuático en Biniancolla?. ¿Qué haría con el PTI?

Tiene algunos líderes que no inspiran excesiva credibilidad. Es cierto.  Habrá que esperar al resultado de sus elecciones internas para valorar este aspecto. De lo que no hay duda, como se vio en la concentración de Madrid, es de que esta nueva formación tiene fuerza suficiente para cambiar el panorama político, provocar la crisis de una izquierda atomizada, y poner el miedo en el cuerpo de los dueños del sistema.

Podemos se alimenta del descontento de las víctimas de la crisis, como Syriza en Grecia. Cada día son más las voces que advierten del riesgo que representa el ascenso de esta formación. Algunos se atribuyen la defensa de la democracia, como si el derecho a votar Podemos atente contra ella. La democracia se defiende escuchando a los ciudadanos y el gran número de partidarios de Podemos están gritando algo que los partidos mayoritarios y tradicionales prefieren no oír.

La Europa y la España que salen de la crisis parecen no querer mirar atrás y prestar atención a las víctimas. Si éstas, que no son pocas, no perciben un cambio de actitud para que el primer paso para superar la recesión sea atender a quienes más la han sufrido no se conseguirá convencer a los votantes de una opción radical que, sin duda, alberga dudas y riesgos considerables, para que piensen más en el interés general que en el dolor en sus propias carnes.

Los atajos legales

Martes, Febrero 3rd, 2015

Hay leyes que incluyen en sus artículos, generalmente en las disposiciones adicionales, aspectos que no tienen nada o casi nada que ver con el título que las encabeza. Por ejemplo, la Ley General Turística facilita la declaración de interés general para proyectos que afectan al territorio y que no podrían desarrollarse con las normas en vigor. Es decir, el turismo invade terreno de ordenación territorial.  El caso más reciente es el parque acuático de Biniancolla, que ha obtenido la declaración de interés general por parte del Consell por la disposición adicional cuarta de la Ley Turística, y la licencia de obras del Ayuntamiento de Sant Lluís.

¿Por qué se incluyen en estas leyes disposiciones con calzador? Porque modificar las normas actuales para permitir ese tipo de proyectos representaría un proceso duro, largo y difícil. Y lo más práctico es el atajo.

Otra forma de explicarlo. Durante años, las políticas conservacionistas han levantado un muro de protección que dificulta algunas actuaciones que ahora el PP quiere promover porque considera que impulsan la actividad económica. Y lo hace por la vía rápida, lo que tiene un riesgo importante: que un juez pueda anular las decisiones que ahora se toman. Y eso puede generar, otra vez, indemnizaciones a los promotores con licencia. Las lecciones de Cesgarden no solo afectan al pasado sino que deben servir para el futuro.

Para comprender el laberinto en el que nos hemos metido los menorquines, el parque acuático de Biniancolla es un buen ejemplo. El promotor Luis Casals compró en su día la parcela como suelo urbano. De hecho está rodeada por las redes de agua, alcantarillado y luz. El PTI de 2003 la descalifica y queda en suelo protegido. Ahora una ley turística permite el parque mediante una declaración de interés general.

Seguimos levantando muros donde debería aplicarse un poco de sentido común.