Archive for diciembre, 2014

Al ‘súper’, que hoy es domingo

miércoles, diciembre 17th, 2014

Los menorquines tenemos una tendencia innata, como una marca genética, que nos lleva a llenar los supermercados los domingos y los días festivos. Es un fenómeno digno de estudio. Algunos creen que es algo relacionado con dos hábitos muy nuestros, el carácter familiar y el gusto por la buena comida. Lo primero hace que nos apetezca comer en casa y lo segundo nos mueve a montar una fiesta patronal en la cocina todos los fines de semana. Y como nos faltan ajos, vamos al súper el domingo y nos pasamos allí el tiempo de una etapa del Camí de Cavalls. Por eso, muchos restaurantes se nutren casi exclusivamente de los que no son de pura sangre local. Y por eso además, cierran los que no tienen clientes suficientes para esperar al próximo verano.

Yo creo dos cosas. La primera es que seríamos más felices si los supermercados estuvieran cerrados los domingos. Eso nos animaría a hacer otras cosas más interesantes y a mover la economía de otra forma. Lo segundo es que estos tiempos modernos, con sus leyes y sus nuevos hábitos, hacen que sea imposible prohibir la actividad comercial cualquier día de la semana.

Ahora está a punto de darse una contradicción mayúscula. Los supermercados de Maó estarán abiertos todos los días del año, todos los domingos y fiestas de guardar que quieran. Mientras que en Ciutadella todo apunta a que cuando la secretaria y el alcalde del Ayuntamiento se pongan de acuerdo, la oposición decidirá que los súpers cierren los domingos. Una Isla tan pequeña con extremos tan distintos. Ni Ciutadella es la Habana ni Maó tiene una electricidad más hermosa que la del resto de pueblos. Aunque el sol salga por un lado y se ponga por el otro, los horarios comerciales debería ser los mismos. O podremos pensar que algún legislador liberal se ha equivocado con la norma.

El dictado de los jueces

miércoles, diciembre 17th, 2014

Uno de los tópicos más frecuentes de los últimos años es que las sentencias judiciales no se discuten, sino que se acatan. Quizás aburridos de un debate político de poses, eslóganes, repeticiones, argumentarios verticales, algunos entregan a los jueces la llave de la última palabra. En esta democracia empobrecida, en lugar de regar el sistema con el debate, se confía más en el dictado, como cuando de niños el maestro, en lugar de promover la imaginación con un ejercicio de redacción se limitaba a revisar nuestras faltas de ortografía en una siempre más cómoda y más triste clase de dictado.

Sin embargo, las sentencias, incluso las que son firmes, no siempre son justas o lógicas. Es decir que, sea por las leyes, por la eficacia o incapacidad de un abogado o por cualquier otra circunstancia, los jueces no siempre consiguen ser justos.

Sin necesidad de viajar a la capital, aquí en la Isla estamos sufriendo las consecuencias de dos sentencias, que deben ser ajustadísimas a la ley, que estarán cargadas de lógica jurídica, pero que no se comprenden.

Al Plan General de Alaior le falta un documento, el plan de telefonía. El peculiar exsecretario Juan de Juan y Pi, propietario de un terreno en Cala en Porter que se calificó de zona verde privada, presenta una demanda y consigue anular todo el Plan General. Todos los grandes instrumentos de planeamiento carecen de algún papel. Es difícil de comprender que un defecto de forma tenga consecuencias tan negativas. Como en el caso Cesgarden, en que la supresión, no del hotel de Son Bou, sino de 128 plazas de las 728 previstas, genere una indemnización de 29 millones de euros.

Sin duda, es bueno que los jueces gocen de cierta protección para que su labor no se contamine más de la dinámica política, pero deberían ayudarnos a comprender algunos de sus fallos.

Si és vell es tira, però no si és persona

lunes, diciembre 1st, 2014

Els propietaris de la casa vermella de Sa Bufera, al port de Ciutadella, on fa ja molts anys els escoltes d’Enrique Granell hi van ser feliços, han pagat de la seva butxaca les excavacions arqueològiques d’unes coves amb restes d’un gran valor. En tost d’amagar el descobriment per evitar despeses i obstacles si un dia hi volen construir, han demostrat la seva sensibilitat i han recuperat un jaciment d’èpoques antigues de Menorca. Si només hagués estat vell, ningú li haguera donat importància.

L’edifici de l’antic hospital Verge del Toro és vell i si no es va reformar just després de tancar-lo, fer-ho avui no té gaire sentit. Els terrenys són «la joia de la corona» de Maó, aixecats damunt del port, amb una vista esplèndida. No consider que sigui cap disbarat que si l’edifici no troba un ús, públic o privat, es pugui esbocar i que en el seu lloc s’hi construeixi, per exemple, un hotel de luxe. L’Ajuntament, que ja no és propietari dels terrenys, perquè després de 30 anys van passar a la Seguretat Social, per un canvi d’ús ha de modificar la qualificació urbanística. Això pot permetre aconseguir uns recursos econòmics, que poden servir per desenvolupar algun projecte social interessant. Durant vuit anys, els governants no han estat capaços de convertir el vell hospital en un nou centre sociosanitari, que és clar que ha de fer falta a Menorca.

Fins aquí, he fet referència a les pedres antigues i als edificis vells, però és evident que són molt més importants les persones. Les grans, els vells. S’ha parlat molt més de l’edifici del ‘Verge del Toro’ que no del sociosanitari. Els partits, en lloc de voler ressuscitar un mort s’haurien de preocupar dels vius, que no són història, sinó que esperen un bon projecte per atendre les necessitats futures de la gent gran i dels que preparen el seu darrer viatge. Un poc més de sensibilitat, per favor.