Archive for Octubre, 2014

El rescate de Menorca

Martes, Octubre 28th, 2014

Cuando hoy se habla de rescate uno ya no se imagina a Tom Cruise en una operación imposible, sino a la Unión Europea decretando la intervención de  la caja de un país. Las emociones y los disgustos los crea la economía. Ahora, a petición de los empresarios menorquines y con la gestión del presidente del Consell, José Ramón Bauzá, se ha comprometido a diseñar un plan de rescate de la economía insular.

Por mucho que alguien pretenda pintar la realidad de rosa, el anuncio del plan es un reconocimiento -lo contrario sería ejercer de avestruz- del estado de debilidad de la actividad económica de la Isla. Es positivo que desde la administración se pongan en marcha medidas especiales que animen la economía. Ya era hora. Seguramente, la poca implicación del Govern para resolver el drama del transporte aéreo debería ser el primer punto del plan.

Pero, no podemos volver a creer que la responsabilidad es de los cargos públicos y que les corresponde a ellos resolver nuestros problemas.

A pesar de los datos del PIB y de la reiteración de que Menorca depende del turismo, los menorquines nos seguimos resistiendo a creerlo. No hemos superado la etapa de los empresarios del calzado que invertían en apartamentos pero no en negocios turísticos. Queremos el dinero que dejan los turistas, pero nos disgustan las playas llenas, la carretera lenta, las colas en el supermercado, la temporada demasiado corta, los trabajos de muchas horas y los salarios pequeños. En definitiva, no apostamos de forma decidida por el turismo porque creemos que vamos a perder el estilo de vida que hemos heredado. Y mientras, con pocas alternativas económicas, no somos capaces de pactar la dirección para dar pasos en esa línea.  La lista de oportunidades perdidas es amplia. La última: la reforma de la carretera general.

El Llatzeret té futur

Lunes, Octubre 20th, 2014

El Llatzeret passarà en poques setmanes a ser propietat del Consell. És una bona notícia. Aquest complex històric, on en el segle XVIII els viatgers procedents de països com els que avui pateixen l’ebola passaven la quarantena, estaria en runes, com molts altres, si el Ministeri de Sanitat no l’hagués conservat  perquè el seu personal hi pugués anar de vacances. Vés a saber si Teresa Romero hi ha passat algun dia de descans (la podríem convidar quan surti de l’hospital). Així idò, el privilegi d’uns quants ha permès que els menorquins tinguem avui un espai en bon estat, preparat per a tenir un bon ús, amb una rendibilitat social i econòmica.

És evident que avui no esteim per acceptar cessions d’edificis antics o vells que no tenguin aquesta rendibilitat i que representin un cost de manteniment. Però el Llatzeret és una gran oportunitat i el Consell té el repte d’encertar en la funció que li ha d’assignar. És un d’aquells projectes en què tots els partits es poden posar d’acord, un objectiu que no és gens fàcil a la vista de la llarga llista d’oportunitats perdudes.

El debat es pot enrocar en si ha de ser 100% públic o si la gestió ha de ser mixta, obrint la porta a l’empresa i al negoci privat.

És cert que el Ministeri aporta 454.000 euros per pagar les nòmines dels 12 treballadors i despeses de manteniment i que el Consell en rebrà 600.000 més del Govern per la Llei de Finançament dels Consells, que no s’han de destinar necessàriament al Llatzeret. Però sigui quina sigui la quantitat són diners públics que no representen una inversió sinó una despesa.

El punt de partida és que no costi doblers als menorquins. Per tant un hotel és una opció interessant, també una millora de l’oferta turística de l’Illa. Combinat amb educació i activitats socials, no pinta malament.

 

Tarjeta roja, color a sangre

Lunes, Octubre 6th, 2014

El generoso Miguel Blesa, el expresidente de Caja Madrid, acaba de regalar un montón de votos a Podemos. El sistema de tarjetas de crédito fantasma para sus consejeros, sin límite, sin control, ocultas a Hacienda, es uno de los mayores escándalos  de los últimos años, a pesar de la competencia en el ranking por la proliferación de casos de corrupción.

Este caso, sin embargo, tiene algo peculiar, lo que más daño hace al sistema, y es su transversalidad. Es decir, que desde el presidente hasta el último consejero todos iban con la tarjeta dorada en el bolsillo, desde los representantes del PP, del PSOE y de IU hasta los designados por UGT y CCOO, que después de las juntas del Consejo de Administración de la caja se iban a la manifestación en contra de los abusos de los bancos y en apoyo de los pobres desahuciados.

La crítica general al sistema tiene un riesgo enorme ante el miedo, casi terror, que provoca el ascenso de los antisistema y su desembarco en las instituciones.

Si hay una enfermedad social evidente, cuya evolución preocupa, y el pronóstico no es nada halagüeño, ¿a quién corresponde operar? Más que desacreditar a quienes protestan, habría que tratar al enfermo. ¿Cuál es el problema? Pues que el médico tampoco anda muy bien de salud.

No basta con rasgarse las vestiduras ante lo pornográfico de las tarjetas fantasma. Habría que atacar el virus que tanto daño ha hecho al sistema democrático. Quizás el pacto entre los partidos debería orientarse a recuperar el espíritu del 78, excepto en materia de Estado de las Autonomías por el fracaso evidente del invento. De los 86 consejeros, los cuatro que no usaron la tarjeta merecerían estar en la cabeza de alguna lista electoral.

En tiempo de tantas reformas, los dirigentes políticos deben trabajan en serio en la que les afecta a ellos mismos.