Archive for Marzo, 2013

Heridas abiertas

Miércoles, Marzo 27th, 2013

A pesar de las buenas intenciones, Autoridad Portuaria no consigue cerrar las heridas abiertas por su mala gestión histórica en el puerto de Maó. Cuando José María Urrutia aceptó la presidencia del organismo tenía muy claro que una de las prioridades era comunicar mejor y escuchar las peticiones de las instituciones de la Isla y de los numerosos colectivos relacionados con el puerto. Por eso se realizaron unas jornadas informativas, con un buen resultado. Urrutia cuenta con un buen responsable de comunicación y un gestor técnico en Menorca con una capacidad reconocida. Sin embargo, el potente organismo sigue sin despertar simpatías. Parte del mérito se debe a los dos anteriores presidentes, Verger y Triay, que dejaron el Club Marítimo sin amarres.

Sin embargo, la inercia del desacierto no se ha invertido. No se consiguió encontrar una alternativa al travelift del Cós Nou, que se desmontó y obliga a las grandes barcas a varar en Mallorca; el proyecto del nuevo vial de esa zona sigue inmerso en el marasmo administrativo; los pasajeros de las líneas regulares siguen desembarcando en autobús, con una imagen tercermundista; Cala Figuera no se ha convertido en aparcamiento ni tiene un uso a corto plazo; las casitas de primera línea de mar de La Solana, después del desahucio, se desmoronan; no se han tomado medidas para modificar la política de precios de los amarres; y ahora se suspende un dragado necesario por intervención de la Fiscalía ante el riesgo de contaminación por el depósito de los fangos. Eso sí, se han cambiado un número considerable de bancos de piedra por otros de madera.

El puerto necesita compartir una buena sintonía. Buscar una nueva melodía y escribir con mejor letra.

El adiós de Gallego

Sábado, Marzo 16th, 2013

Mariano Rajoy es gallego y a menudo suele soltar alguna frase con la dosis justa de ironía, que ayuda a relajar la tensión y a esbozar una sonrisa, aunque no siempre consiga efectos tan simpáticos, sino todo lo contrario.

En Menorca hemos tenido también un Gallego, de nombre José Luis, gerente del IB-Salut en Menorca, que el martes se fue de la Isla en silencio, sin ceremonias de despedida. No es que sean necesarias, porque él mismo se ha atribuido un perfil exclusivamente técnico en el cargo y una misión principal: aplicar los cambios que impone la política de austeridad. No era muy difícil que topara con la oposición de quienes padecen los recortes. Sin embargo, el IB-Salut ha tenido un delegado, que ya había sido director médico del “Mateu Orfila”, que no ha ayudado a comprender la necesidad de los ajustes y el acierto o no de las medidas que se han aplicado. Si ha sido criticado por su falta de comunicación interna por muchos de los que han convivido con él en el mismo Hospital, fuera del ámbito sanitario sigue siendo un desconocido. Los últimos directores Claudio Triay y Antoni Gómez-Arbona habían conectado más con su personal y con los usuarios de la sanidad pública. Las tensiones propias de los tiempos difíciles forman parte del cargo. Creo que es una frase de Obama: “Nadie dijo que iba a ser fácil”.

Posiblemente mañana cruce la puerta del Hospital el nuevo gerente, Manuel Yebra, un buen comunicador, con facilidad para el trato humano, un economista que asume el cargo por la confianza política del Govern. Su experiencia en sanidad es la de un paciente. Tampoco lo tiene fácil, porque, para desgracia de los ciudadanos, el temporal no amaina. La palabra no basta. Pero el diálogo puede ser un buen principio.

La silla es mía

Lunes, Marzo 11th, 2013

Aquí, en esta Isla, no faltan problemas. Además, algunos practican el insano deporte de añadir a los obstáculos naturales y a los que plantean las circunstancias del momento, otros problemas personales y colectivos, caprichosos, en cualquier caso. Tadeo lo dijo claro en el último pleno, al responder al portavoz socialista sobre el retraso en la integración de las entidades privadas en la fundación turística: “Tenemos el mismo problema que tenían ustedes cuando gobernaban”.

Las patronales no se integran porque no se ponen de acuerdo sobre la representación. PIME parece estar a la expectativa, mientras CAEB es más activa al pedir que las sillas se repartan en función de la representatividad no por número de empresas sino por el de empleados que representan. Y aún así, el presidente insiste en que quienes han de decidir las acciones en turismo son las entidades privadas.

Mientras los sindicatos comen del mismo plato, las patronales menorquinas no son capaces de ponerse de acuerdo y de dar prioridad a lo que importa, la acción para activar la economía. Porque, en definitiva, ¿de quién son las sillas que reclaman?. Lo mismo pasa con el Cercle de Economía, un foro de debate al que no se acercan e incluso parecen ignorar los responsables de las patronales. Los cotos privados, cuando la caza es tan esquiva, tienen poco sentido. Marc Pons no pudo resolver el problema y Santiago Tadeo, de momento, tampoco. Que no acudan a una comisión, a una fundación, a un Consejo Económico y Social, tiene una importancia relativa.

En definitiva, se trata de reuniones, sin embargo que no puedan ceder en una negociación sobre la representatividad crea dudas razonables sobre la capacidad que tenemos los menorquines de aspirar a un mismo futuro, mejor.