El mejor del mundo

Septiembre de 2008. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirma en Nueva York, que “el sistema financiero español es el más sólido del mundo”. Estos días, Mariano Rajoy, con sorna gallega y en tono de malhumor, ha recordado la frase sin citar a su autor. Su intención era colgar a un expresidente desaparecido la responsabilidad de un virus que sufre Bankia y que amenaza con extenderse. Pero es posible que él, en el cargo, hubiese hecho lo mismo. ¿No es ‘lo que toca’ que un presidente hable bien de su país aunque no diga la verdad? La política es como la marea, que oscila en función de las condiciones meteorológicas. Eso hace que la realidad se vea con gafas de color y se escenifiquen representaciones impregnadas de intereses partidistas. En todos los teatros. El Consell es un ejemplo. Ahora se presenta un plan para pagar a los proveedores-víctimas. Ni en eso es posible que se pongan de acuerdo quienes generaron la mayor parte de la deuda y quienes tienen ahora la responsabilidad de administrar la penuria, sinónimo de austeridad. Es triste comprobar que ni la crisis tan terrible que soportamos consigue cambiar los hábitos. Que ni las protestas del Movimiento 15-M puedan motivar otro estilo en la vida pública. Al final, el público se cansa de una obra repetida hasta la saciedad, con el mismo final. De esta crisis, se dijo que nada va a ser como antes. Parece que muchos políticos no se han enterado. En lugar de remar, siguen pensando que la barca es suya.

Leave a Reply