La amistad devaluada

Amigos para siempre hay muy pocos. Las amistades de conveniencia son más frecuentes. Las amistades peligrosas existen cuando tienes una buena relación con alguien que toca el poder, que por definición corrompe. Sócrates mezcló dos ideas, al sentenciar que “el amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo se sabe el valor que tiene”. Teddy Bautista, el trompetista convertido en gestor de la temida SGAE, una de las personas más odiadas de este país, tiene amigos, sobre todo artistas como Víctor Manuel. Unos le apoyan sin saber si es culpable y otros le condenan sin saber si es inocente. Las opiniones también tienen derechos de autor. Como la del vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, que advierte de la “amistad íntima” de Zapatero con algunos de los imputados del caso de la SGAE. Aunque fuera verdad, ¿es acaso la amistad una enfermedad con un gen maligno, que se transmite entre quienes la comparten? Del mismo sector proviene también la especulación sobre la intervención maquiavélica de P. Rubalcaba. La sesuda tesis atribuye al candidato la intención de beneficiarse ante la opinión pública desatando una operación contra el trompetista más antipático del planeta. Lo que realmente me preocupa es que por citarles en la columna me pidan derechos de autor.

Leave a Reply