Archive for junio, 2011

Revoluciones imposibles (o casi)

sábado, junio 18th, 2011

Las revoluciones parecen cuestión de los libros de historia. Se han hecho, generalmente pasando por la piedra a los instalados en el poder. Incluso la no violenta de Gandhi dejó muertos por el camino. Las revoluciones se ven del color con que se miran antes o después de que se escriba la historia. ¿Es posible descubrir movimientos revolucionarios en las páginas de los periódicos de estos días?.

LOS ‘INDIGNADOS’,  o la ‘Spanishrevolution’ exhiben este cartel: “Hemos sido hijos de la comodidad pero no seremos padres del conformismo”. Pues ahí está una actitud revolucionaria. Primero por reconocer lo que somos, cómodos, y después por la intención de ser padres, un reto en si mismo, y además educar en el inconformismo, lo que tendría que introducirse en todas las escuelas como asignatura obligatoria, con la intención de que no desaparezca la especie natural de la juventud, en la que se depositan las esperanzas de toda una generación de “boy-scouts”. Los ‘indignados’ saben de dónde vienen pero no adónde van. Por eso no aparecen líderes, sino asambleas de descontentos, con motivos y argumentos de peso. Ellos sacuden a la democracia y escandalizan cuando se muestran agresivos contra los electos, mientras la democracia, el sistema, les sacude a ellos con el paro, las hipotecas, los trabajos indignos, los estudios impracticables. El problema es que la indignación se reduce, por cansancio, se margina, por estilo de vida, y se instala, en una vía pública que han de compartir con los comerciantes y los vecinos. ¿Cuál es el futuro de esa energía indignada?. Pues transformarse, porque ni se creó, ya estaba allí agazapada, ni va a destruirse. ¿En qué se transformará? Ojalá sea en compromiso, enriqueciendo las miles de asociaciones y colectivos de gente buena, que desde hace años lucha por ayudar a una persona y así hacer este mundo un poco mejor. Ellos son los revolucionarios, los que dejan el “yo” en casa y trabajan por “nosotros”. (Es, más o menos, lo que apunta Hessel, el “abuelo” espiritual de la indignación).

LOS POLÍTICOS representan el sistema, lo que se llama el ‘establishment’, del que, por definición, no pueden surgir movimientos ni tan solo ideas revolucionarias. ¿Contra quién irían dirigidas?. Sin embargo está todo como un revuelto de tortilla, donde es ya imposible separar los ingredientes. La especulación financiera y la codicia del ladrillo nos han empujado a la operación rescate y a las medidas de “ajuste”, a las “reformas”, a la supresión generalizada del bienestar, dejando en mal estado a muchos ciudadanos trabajadores o con aspiraciones de serlo. Y eso hunde a la socialdemocracia, antes izquierda, y lanza a los populares al estrellato electoral. Y así aparece un hombre de Marratxí, hecho a sí mismo, como un Obama mallorquín. José Ramón Bauzá va más allá de la promesa de hacer lo contrario de lo que se ha convertido en habitual en política. Ante el asombro de sus mismos parroquianos exige una austeridad franciscana y hace firmar un documento a sus altos cargos como certificado de honestidad, que si se incumple, a la calle. Además agradece a su adversario político, Francesc Antich, que ya tiene las maletas para descansar en el Senado, el trabajo que ha realizado. Hace que los populares aplaudan al socialista -inédito- y además está dispuesto a que les vean juntos en la capital, en defensa de la periferia. No está mal esta declaración de intenciones, casi revolucionarias. De todas formas, y sin ánimo de incordiar, Obama también prometió cerrar Guantánamo. Bauzá ha nombrado a su equipo de siete consellers, la mitad que el Pacte hace cuatro años. Ha puesto en la balanza dos pesos. El de los político-técnicos, de “perfil bajo”, como suelen decir de Mariano Rajoy, como el profesor Pep Ignasi Aguiló (demasiado bueno para reformas duras); Rafel Bosch (un director de colegio donde el consenso se impone) o el mismo Simón Gornés (un arqueólogo trabajador y fiel). En el otro plato, los duros de roer, Carlos Delgado (ambicioso alcalde del municipio más turístico); Antoni Gómez (cerebro de la exitosa campaña electoral) y Gabriel Company (el azote agrario del Pacte y de Tuni Allès), que además del campo, gestionará lo que hay debajo, el territorio. Si Bauzá, como director de orquesta, consigue que no desafinen y además mejoran las expectativas económicas e impide la corrupción, ¿no tendrá algo de revolucionario?, como Brubaker  (con Robert Redford, 1980) en la reforma carcelaria cuando Obama y los suyos no tenían derecho ni a soñar.

LOS FISCALES parecen encabezar también su propia revolución, la del hilo del laberinto. Van tirando de la madeja y nunca se termina. Detrás de una declaración de un testigo o de un imputado se esconde una pieza separada de un caso principal de corrupción. La caza ha sido fructífera. Si no fuera porque es selectiva o incompleta, llegaría a recuperar confianza. En algunos bares todavía cuelga un cartel donde está escrito: “Hoy no se fía, mañana sí”. El letrero, antes oscurecido por el humo del tabaco, no cambia nunca, y por tanto los pagos siguen siendo al contado. Por eso la confianza que se pretende no es solo para recuperar la categoría de consumidores por el bien de la economía, sino la que necesitan obtener los políticos, los jueces, los indignados y también los periodistas. Es la confianza de la contrarrevolución. El antídoto. La verdadera reforma.

Vides privades

lunes, junio 13th, 2011

Si Josep Maria de Segarra, l’any 1932, hagués pogut accedir al Facebook per descobrir tots els detalls dels Lloberola, la seva novel·la no haguera estat necessària. La realitat a l’abast de tothom, la desaparició de la vida privada, fins i tot posa en perill la imaginació dels escriptors i l’ètica dels periodistes. No és l’internet un risc pels diaris de paper, sinó l’ús que se’n fa. Sembla una solemne estupidesa haver de dir que la vida privada no hauria de ser pública, i que hi ha un munt de drets i lleis que així ho asseguren, tot i que serveixen de bon poc. Les administracions no miren prim a l’hora d’envair la intimitat. Molts organismes públics i privats disposen d’una muntanya de dades de cada ciutadà. Els controls de seguretat als aeroports, cars i inútils, no la respecten. I les perspectives no són de millora. Ara s’ha presentat un nou model de control als aeroports, que es podria imposar en un termini de 5 anys. Hi haurà tres túnels amb escàners, per on passaran els viatgers en funció de la seva qualificació. Els “habituals” que hagin deixat les seves dades i tota la informació necessària passaran sense gaires molèsties, mentre caminen cap a les zona d’embarcament. Els dubtosos, es vigilaran millor. Però els sospitosos, els que tenguin algun antecedent policial, hauran de renunciar a la seva intimitat quan passin pel tercer túnel, el que no admetrà la presumpció d’innocència.

Políticos en el intercambiador

sábado, junio 4th, 2011

El tiempo que va del día después de las elecciones hasta la toma de posesión de los nuevos responsables políticos es, en muchos casos, un paréntesis útil. Sirve para digerir, un poco, la victoria, y sobre todo para asumir, del todo, la derrota. Además se abre el intercambiador, un espacio en el que coinciden los que se van y los que vienen para tratar del traspaso de gestión y de las cosas prácticas, dónde están las llaves y cómo funciona el aire acondicionado, por ejemplo. El cambio que han decidido los electores es de tal envergadura que el intercambiador registra una gran actividad.

¿Qué se ha movido desde el 23 de mayo?

EL PP ANDA ENFRASCADO
en definir la estructura de gobierno en las instituciones donde va a mandar, casi todas, y en dar respuesta a algunos “¿qué hay de lo mío?”. José Ramón Bauzá, de momento, tiene más trabajo dentro que fuera, como le ha sucedido desde que agarró las riendas del PP balear. Guarda celosamente la lista de consellers. Se especula sobre si Carlos Delgado va a sentarse en el Consell de Govern como titular de Turismo. Para Economía, algunos apuntan a Antoni Riera, el cerebro del Centre de Recerca Econòmica de Sa Nostra, que ayer ofreció una conferencia en el Ateneu. Bauzá sigue manteniendo las riendas tensas, como cuando impuso su norma de ningún imputado en las listas o al pedir a sus cargos la firma de un contrato que limita el precio de las comidas oficiales e impide la contratación de familiares. El próximo presidente tiene una idea fija en la cabeza. Cuando le das los buenos días, responde: “austeridad”. Y no es para menos, porque al Govern le espera el cobrador del frac.

ENTRE LOS DERROTADOS, las jornadas de reflexión han sido, a la fuerza, postelectorales. Francesc Antich se irá de senador a Madrid y dejará a Francina Armengol como voz cantante de su partido.
En Menorca, los socialistas se han tomado el amargo aceite de ricino después de una lógica insatisfacción, representada sobre todo por Vicenç Tur. En su informe interno a la Ejecutiva insular expresaba el disgusto de quien se siente tratado injustamente por los ciudadanos. Con otras palabras venía a decir, con lo bien que lo hemos hecho, nos pagan votando al PP. Enfadado, no deseaba recuperar el voto de los “traidores”. Esa opinión interna, en caliente, ha evolucionado con el paso de los días. Y al fin se ha oído un análisis autocrítico: el PSOE no ha sabido interpretar las prioridades de los ciudadanos. No es tan importante un Plan E para embellecer una plaza, ni pintar Maó de colores, o cubrir con estilo las vergüenzas del hospital militar, sino actuar con firmeza para ayudar a los ciudadanos a superar las penurias de la crisis económica. Los errores de Zapatero no se han corregido desde las administraciones locales. El Tur más reflexivo se inquieta al intentar descubrir a quién se le pudo escapar su informe interno, cuyo contenido fue desvelado por nuestro diario. La sinceridad, aunque no se sirva fría, resulta especialmente interesante.

EL INTERCAMBIADOR en el Consell parece funcionar correctamente. Marc Pons y Santiago Tadeo han hablado del traspaso en dos ocasiones por teléfono, pero tienen ya una cita para verse. El presidente en funciones llamó a Tadeo el jueves, al enterarse del incendio de la planta de Caritas, cuando el futuro presidente se encontraba de camino al lugar del siniestro.
Los consellers entrantes y salientes de Cooperación Local y Deportes ya se han visto para colaborar en la transferencia de la gestión. Luis Alejandre y Damià Borràs han quedado para hablar de transporte aéreo, el primer reto que el general va a llevar en la maleta.

El PSM ofrece una lógica colaboración. Joan Lluís Torres y Maruja Baíllo también han tratado ya de cuestiones de Cultura. Tuni Allés no afloja el ritmo, tiene concursos por resolver y jornadas de agricultura ecológica. De todas formas, el lunes se verá con Fernando Villalonga, el futuro conseller de uno de los departamentos más importantes, Economía y Medio Ambiente. En los últimos días, ya le ha informado de cuestiones concretas de actualidad. ¿Qué será de Tuni Allés sin la política? El jueves abandonó su actividad hortícola para acudir al incendio de la planta de Caritas. Es evidente que no va a dejar de observar y de interpretar, a su manera, faltaría más, las cosas de la vida pública. Me temo que no va a triturar algunos documentos interesantes y está al acecho de ver a quién pone el PP en la conselleria balear de Agricultura, mientras ojea estudios sobre la mejora de la vaca frisona mediante la inseminación y su coste.

EL INTERCAMBIADOR
solo funciona durante un tiempo. Seguramente es una lástima. Imbuidos del espíritu democrático que sienten y que les viene de los votos dados o negados casi todos se muestran amables y cooperadores. Quizás el sistema debería alentarse, antes de que cada uno levante castillos y otee desde las almenas de cada partido.