La promoción con reyes, un presidente y ¿Carla Bruni?

MALLORCA TUVO A RAFA NADAL como su estrella de promoción turística. Es verdad que su imagen se teletransportaba a cada una de las islas, pero era un referente para Mallorca y su Manacor natal. El convenio con la estrella estipulaba un coste de 6 millones de euros en tres años, que con la crisis y los recortes presupuestarios la consellera de Turismo, Joana Barceló, decidió cancelar. Al final, la imagen del mejor tenista del mundo ha desaparecido de los stands de las ferias turísticas, como la ITB de Berlín, celebrada esta semana. Existen opiniones diversas sobre si conviene tener a una estrella que te haga promoción. Unos dicen que la estrella si brilla demasiado no se ve el fondo. Otros prefieren gastar el dinero en otras acciones promocionales, más directas, como el Bus Turístico, o la publicidad en prensa y televisión en los países de origen.

LA DISCRECIÓN domina en Menorca. Los famosos y los ricos pasan aquí desapercibidos. Tendrán una casa con vistas al puerto, al lado de la iglesia o una finca rural y nadie les va a molestar. Para ellos, la Isla es su reserva y si además lo es de la biosfera, mejor. De todas formas, Menorca podría aprovechar el impacto informativo de algunas presencias. Sin contratos millonarios, sino con mentes imaginativas, capaces de gestionar las ideas y de utilizar la atracción que provoca el imán menorquín. Y si además se planifica, el éxito es casi seguro.

NICOLÁS SARKOZY, presidente de Francia, podría venir a Menorca en julio a inaugurar una gran exposición con motivo del 250 aniversario de la fundación de Sant Lluís. Las gestiones están avanzadas, aunque nada es seguro. Depende de agendas y presupuestos. Si Llorenç Carretero consigue atraer a la Isla al presidente galo, acompañado de su esposa, la modelo Carla Bruni, el impacto mediático está asegurado. ¿No vale la pena apoyar este tipo de promoción turística?. Francia no figura en las estadísticas de los turistas que pasan aquí sus vacaciones. Algunos llegan en yate, pero en avión, casi ninguno. Y eso que la tradición francesa debería despertar interés. El alcalde solo tiene una partida abierta de 2.500 euros para la conmemoración del aniversario. Con eso no tiene ni para iluminar la sala de exposiciones. ¿No habría que alentar la osadía del alcalde y apoyarle para que traiga a Sarkozy y a su mujer?. Saldrían más barato que una foto de nuestro tenista universal.

LOS REYES de España y la reina de Inglaterra, o en quienes deleguen de sus respectivas casas reales, también pueden visitar la Isla del Rey en junio, con motivo del 300 aniversario de la construcción del hospital. Las gestiones están avanzadas y es otra de las frutas más apetecibles que pueden madurar este verano. Su presencia en Menorca resaltaría todavía más el proyecto de recuperación que lleva a cabo la Fundación Hospital, que preside el general Luis Alejandre. La perseverancia de su equipo es el factor que permite aspirar a este ambicioso objetivo, la coincidencia de dos casas reales en la Isla del Rey. También en este caso, la noticia tendría una gran trascendencia informativa. Aprovechar la energía que emana de este tipo de iniciativas es recomendable. Muchos posibles turistas nos situarán en el mapa. Mallorca y Eivissa tienen una imagen de marca definida. El potencial enorme de Menorca debe encontrar formas de que se vea en los países de origen.

LA SEMANA ha sido intensa en materia turística. Mientras el Bus Turístico del Consell ha estado recorriendo el Reino Unido de norte a sur, con un buen resultado aparente, en la feria ITB de Berlín se ha desatado la euforia. Ha ido subiendo la previsión de incremento de visitantes. Se habla de un millón en las Islas, unos 30.000 para Menorca. Y casi todo gracias a las revoluciones en Egipto y Túnez, a donde seguro que Sarkozy no piensa veranear. Sin embargo, las revoluciones no suelen durar más de una temporada turística.

RAMON CARRERAS, el líder sindical menorquín, de espíritu revolucionario, anda entusiasmado con la convocatoria de huelga en AENA. Con la ‘general’ no pudo cubrir sus expectativas, pero ahora se ilusiona con “parar” su aeropuerto. El alcalde de Sant Lluís, Llorenç Carretero, y el general Alejandre, tendrán que conveniar agendas con el líder sindical. A ver si al final, ni reyes, ni presidentes, ni Carla Bruni.

Leave a Reply