Les millors tomàtigues del món

25 de agosto de 2016

Una de les conclusions del Fòrum Menorca Illa del Rei sobre gastronomia és que els menorquins hem de valorar la qualitat dels productes que tenim. Jo crec que aquest objectiu el tenim assolit. A Menorca sempre hem estat convençuts que tenim les millors tomàtigues del món, les millors figues, els millors espàrrecs, el millor formatge i sobretot els millors esclata-sangs, a part de les millors platges i el millor estil de vida. Però aquesta convicció és fruit de la fe amb Menorca i no del resultat de proves científiques. Per aquest motiu no podem esperar que els de fora ens ho reconeguin, i el que encara és més important no tenim gens d’interès en què ho facin. Volem tenir les tomàtigues més bones del món però només per noltros.

És més que probable que a Almeria, per exemple, hi pugui haver tomàtigues més bones que les menorquines. Toni Casero és, entre moltes altres coses més importants, un expert en tomàtigues. Sap que les tomàtigues més polides de molts supermercats no tenen gust de res, són fredes i la seva bellesa estètica no aporta sensacions més interessants. Casero s’apassiona quan explica que si aquí es volgués potenciar la producció podríem tenir un lloc en el mercat de la qualitat. A més de cultivar, es podria envasar. O preparar en un sofrit. Introduir als restaurants. I convèncer als visitants del que nosaltres ja sabem des d’antic, que el producte de Menorca és excel·lent.

Tenim la qualitat però tal vegada ens manquen dues coses. El treball. S’ha de fer molta feina per convertir una bona matèria primera en un producte d’èxit. I per fer-ho s’ha de planificar i marcar els objectius i comptar amb la implicació de molta gent, des del primer productor, fins al cambrer que explica als clients les característiques exclusives d’un plat a un restaurant. La segona cosa és la voluntat de compartir amb els que vénen de fora les coses bones que tenim. Ho fem amb el territori sense que ens demanin permís. Per què no ho hem de fer amb la gastronomia? Si no, ens pot passar com amb la maonesa, que es va inventar a Maó, però que molt poca gent ho sap. Per això, li diuen maionesa.

Los datos y la ideología

19 de agosto de 2016

La Federación de PIME tenía -y en parte mantiene- la habilidad de poner nervioso a alguien con sus datos periódicos. Quien fuera su secretario general, Pau Seguí, solía difundir la estadística histórica de la llegada de turistas para que nadie olvidara la caída progresiva del mercado británico que no se compensaba con la entrada de españoles. Estropeaba así las valoraciones políticas triunfalistas, que , como sucede al interpretar los resultados electorales, querían atribuirse el éxito parcial de una temporada turística. La otra iniciativa de PIME que ponía nerviosos a parte de los hoteleros y a los políticos era su informe del estado de las urbanizaciones del mes de mayo. Siempre se encuentran argumentos para criticar que se cuente la verdad.

Muchos políticos se niegan a aceptar que los datos no tienen ideología y por eso se esfuerzan en las interpretaciones interesadas. La masificación es una de ellas. La gran afluencia de turistas en los meses punta de esta temporada ha reabierto el debate sobre el modelo que queremos. Veinte minutos de retenciones en la carretera general no solo nos pone nerviosos y nos parece que se trata de la Plaça des Born a las seis de la tarde la víspera de Sant Joan, sino que nos plantea nuestras propias contradicciones. No queremos una carretera general más amplia que sea especialmente útil en el mes de agosto y en el fondo preferimos que la solución pase por reducir el número de coches. Seguimos dando mayor importancia a los turistas que saturan las carreteras y las playas, que a los que llenan los hoteles y compran (aunque no las llenen) en las tiendas de los menorquines.

Aunque es evidente que los turistas no solo gastan dinero sino que gastan recursos (agua, territorio y generan contaminación) el modelo económico que hemos sido capaces de construir se basa en la actividad turística. Nos pasa lo mismo con las energías renovables. Las reivindicamos, pero no dejamos de poner obstáculos a la iniciativa privada. Como si la economía consistiera en hacer bunyols de vent.

Lo decía Guillem López Casasnovas hace unos días al acentuar la importancia que ha tenido en la historia la conservación del paisaje para que hoy sea el principal valor de Menorca como destino turístico. Pues si el binomio conservación y turismo define nuestro modelo habrá que tomar decisiones para desarrollarlo. O vamos a seguir quejándonos del espectáculo.

Poca energia

9 de agosto de 2016

Solem anar a la recerca d’un model, però tampoc no ens volem semblar a ningú, sinó que aspiram a un pla que ens representi a tots i que sigui propi, exclusiu de Menorca. Aquest model no es trobarà mai, perquè les unanimitats només existeixen quan no es tracta de res important. I així ens va, que des de gairebé l’època talaiòtica que anam buscant respostes al qui som i cap on anam. I no ens adonem que el model es va fent sense plans, com un resultat natural i com si el govern estàs permanentment en funcions.

Tenim una Illa declarada Reserva de la Biosfera, de la que la immensa majoria dels menorquins volem conservar el seu paisatge i la seva cultura, però que encara va a la recerca d’un model.

Les decisions són necessàries, encara que no siguin compartides per tothom. Hi manca una dosi de valentia. L’energia n’és un bon exemple i una oportunitat perquè deixem de mesurar totes les coses amb la lupa del localisme. Som Reserva i només un 3% de l’energia que consumim procedeix de fonts renovables. Menyspreem les oportunitats de créixer en producció neta i a més ho fem per criteris de conservació, no de l’espècie humana, sinó d’una fotografia temporal del paisatge sense humans.

El model d’una Illa 100×100 neta en energia és un bon objectiu, que necessita decisions polítiques i recursos econòmics. A Mallorca s’engega un pla per electrificar el seu històric tren, amb una inversió que arribarà als 50 milions d’euros.

Aquí, si apostam pel model de 100×100 neta, cal programar els objectius, posar dates, preveure recursos públics i animar la inversió privada, en lloc de posar-li tants d’obstacles.

Crec que el temps dels debats, sempre bons, i dels estudis, sempre necessaris, han de donar pas a les accions imprescindibles.

El detector de metales

2 de agosto de 2016

Siempre solemos valorar más lo escaso, en cambio lo que abunda parece vulgar. Eso puede pasar con el patrimonio histórico y arqueológico. Uno puede pensar qué más da una cueva o hipogeo más o menos, si en Menorca se levanta una piedra moderna y debajo se hallan restos talayóticos. Es así: la Isla cuenta con 1.490 bienes declarados de interés cultural. Es posible que la cueva prehistórica de So na Parets no figure en el listado, o quizás sí, el Consell no lo revela, pero en el fondo, la cuestión importante es el valor que le damos a este patrimonio. Los destrozos en la finca de So na Parets Vives motivaron la sanción más elevada impuesta nunca en Menorca en materia de patrimonio. La forma en que se resuelva este conflicto marcará un precedente y mostrará cómo actúa la administración en defensa del tesoro arqueológico.

La sensibilidad ha cambiado. Recuerdo hace casi 40 años cuando la brigada municipal abrió zanjas en la calle Sant Isidre de Ciutadella, una de nuestras zonas de juegos. Aparecieron huesos y montones de cerámica. Nosotros recogimos algunas piezas, nos parecían parte de un tesoro y organizamos una pequeña exposición. Nadie se alarmó por el destrozo. Hoy, cualquier obra necesita la autorización de Patrimonio. Incluso quienes realizan obras en su casa y descubren restos de valor histórico están obligados a comunicarlo, aunque pocos lo hacen y quienes son responsables cívicos, a veces se arrepienten por las complicaciones posteriores.

Hace años, algunos aficionados recorrían los yacimientos con detectores de metales. En algún bar de la Contramurada, debajo de un cuadro de George III, se mostraban piedras buenas muy interesantes.

En definitiva, el patrimonio talayótico es de todos y su defensa también nos compromete.

Els residents anglesos

27 de julio de 2016

No podem triar la família, ni els vesins que mos toca tenir i a vegades patir. Però en l’àmbit comunitari, hi ha qui té la idea que els menorquins decidim qui volem que ens visiti a l’estiu i qui volem que es converteixi en resident.

Les dades d’hisenda demostren que hi ha «pobles dormitori», aquells on hi ha residents esporàdics que es beneficien del descompte aeri. És gent que conviu amb els illencs i que té procedències molt diverses. Els turistes que s’enamoren de l’Illa i es transformen en residents, aquests menorquins amb accent, tenen una gran importància econòmica i social, i també, encara que no es nota tant, cultural. Les relacions amb les comunitats estrangeres s’haurien d’animar. Algunes d’elles viuen aïllades en una illa, i d’altres es relacionen amb mesura. Per exemple, hi ha anglesos residents de molts anys que no saben ajuntar quatre paraules en castellà. En canvi, hi ha molts italians ben implicats en moltes coses. Hi ha persones amb una actitud personal imitable, com Matthias Roters i George Ferrara que rallen un menorquí excel·lent.

Molts de residents anglesos han deixat de ser-ho per motius econòmics. El brexit també podria afectar. Hauríem d’estar al seu costat per veure si es pot actuar d’alguna manera.

Sempre ens hem queixat de la dependència turística del mercat britànic. Ara tenim por que el procés de sortida de la Unió Europea faci que en vénguin menys. Com quedam, idò? No ens interessa la dependència dels britànics però tenim pànic a la pèrdua del principal mercat turístic.

És positiu que ara s’intensifiqui la promoció en altres mercats. El francès és una prova d’èxit. Però hem de mirar de millorar el turisme britànic. Desviar la promoció no sé si és tan bona idea.

El test de estrés turístico

20 de julio de 2016

La presión sobre la actividad turística no la provoca la ecotasa. Puede crear un malestar entre los hoteleros, que la pagarán a rajatabla, porque la oferta ilegal de residencias turísticas, pese a las declaraciones, difícilmente va a cumplir con la obligación fiscal.
Este mes de julio, la Isla y el sector turístico deben someterse a un test de estrés, similar al de la banca. La avalancha pone a prueba nuestra capacidad para atender a los turistas con la calidad que esperan encontrar.

La saturación de las playas vírgenes es un problema importante, que merece que la administración le preste atención. A ver si el principal atractivo turístico se puede convertir en un argumento en contra. La idea del nuevo conseller Miquel Preto de fletar autobuses lanzadera desde nuevos aparcamientos en la periferia urbana, que permita clausurar los actuales, sin duda no está elaborada pero representa una propuesta digna de analizar. Es interesante que los consellers tengan buenas ideas, que sobre el papel no quedan mal, pero después han de demostrar su capacidad de gestión.

No sería justo limitar el test de estrés a lo público. Los negocios esperan hacer su agosto, después de una larga serie de años, en los que el mes punta nunca llegaba a ser óptimo. Llegan comentarios sobre experiencias en restaurantes que no cumplen las expectativas de los turistas.

Los menorquines nunca queremos que se nos compare con Eivissa. Parece que eso nos ofende. De hecho nadie se atreve a afirmar que Eivissa tiene un modelo económico, basado en el turismo, que les funciona cada vez mejor. Que no queramos parecernos es bueno. Pero debemos intentar que nuestro propio modelo funcione. El test de estrés ha de detectar problemas que alguien debería preocuparse de solucionar.

Ya hemos perdido

18 de julio de 2016

Hay muchas personas de seny que, después de Niza piden guerra a los islamistas y a los musulmanes, pero no a los de allá (Irak, Siria, Libia, Afganistán), sino a los de aquí, a los de Menorca. La reacción al miedo, que suele ser el odio, afecta cada día a más gente. Y la lucha contra el terrorismo del EI se convierte en un rechazo a todo lo que tenga relación con la religión musulmana y especialmente a quienes la practican en la cercanía, aquellos que viven aquí pero se sienten de allí. Y los argumentos cargan los sentimientos: no solo no se integran, sino que no sabemos lo que realmente piensan sobre los atentados terroristas y además dejamos que se aprovechen de todos los derechos sociales sin pedirles nada a cambio. El enfado, se nota, va creciendo. Esta batalla, que ya ha tenido evidentes efectos, como se ha visto en el referéndum británico sobre el brexit, ya está perdida.

Hay que ir con mucho cuidado de no alimentar lo que se teme. Un vecino inmigrante que podría ser musulmán (no lo sé) se dejó un día sus llaves en su casa y no podía entrar. Quería saltar desde mi casa a la suya, salvando dos viviendas desde un tercer piso.  Su mujer llamó a nuestra puerta. Con la cabeza cubierta y sin saber casi español dudamos en abrir. No la entendíamos. Nos enteramos de su problema. Llamamos a los bomberos, que ya no abren puertas. A un cerrajero, que, de entrada, les quería cobrar 120 euros. Al final, se arriesgó y saltó. Nos están excesivamente agradecidos por hacer tan poco (abrir una puerta). Tienen un hijo discapacitado que la Cruz Roja devuelve a su casa cada tarde. Algunos pensarán que se aprovechan del sistema. Otros, desconfiarán por su aspecto.

No se trata de considerar que los europeos somos «culpables» indirectos de los atentados. Es una barbaridad. Pero sí deberíamos reflexionar sobre los valores europeos que perdemos después de los atentados.

Gent que estima aquesta terra

13 de julio de 2016

El ritme slow està de moda. Segurament perquè sempre se solen imposar les tendències que mostren el contrari del que fem. Com que vivim deveres, hem de valorar anar a poc a poc. I en el ritme slow Menorca podria ser líder, un referent mundial. Fins i tot hi ha molta gent de fora que quan veu la pàssia menorquina assegura que és una manifestació de la nostra saviesa. No sé si tant, però hauríem de fer cas del que deia Pau Faner, que el paisatge només es pot descobrir i valorar caminant, anant a peu, i mai en cotxe. La velocitat no permet apreciar la bellesa. (I així i tot, la guerra que hem organitzat per no ampliar gaire sa carretera per poder preservar el paisatge). Un altre exemple de ritme tranquil era fa uns anys la gelateria Torres de Ciutadella (on feien la millor luda de vainilla del món) on la senyora que ja anomenaven fittipaldi no baratava el seu pas de servir gelats encara que la filera fos molt llarga i els catalans de Barcelona es posessin nerviosos.

La resistència a perdre aquest ritme personal de l’Illa, segurament de manera inconscient, és ben viu. Algú podria pensar que és una de les causes que en 12 anys la nostra economia només hagi crescut un 0,3%. Però crec que aquesta forma de ser és un dels secrets de la vitalitat cultural de Menorca i de la decisió col·lectiva de mantenir la bellesa de la terra que estimam.

Fa uns dies ens va deixar en Miquel Mus Reynés, la persona més tranquil·la que he conegut mai, però segurament una de les més constants, una de les més bones, en el bon sentit de la paraula, capaç de valorar els detalls del paisatge i de la memòria personal i popular, de les que mai parlen malament de ningú i que saben descobrir la bellesa de les persones, de les paraules i de la història. També recordant gent de casa aprenem a valorar les coses bones que compartim. Ells també són el paisatge que no volem que es perdi.

Hay otras prioridades antes que la Medicina

6 de julio de 2016

El Govern ha considerado un objetivo estratégico la creación de la Facultad de Medicina, un proyecto caro que, al menos en su primeros cursos, en nada beneficia a Menorca. De los 1.403 preinscritos solo 16 son residentes en Menorca. Eso significa que hay una plaza para cada 23 aspirantes, por lo que es posible que en el primer curso de Medicina en Balears no esté matriculado ni un solo menorquín. Es decir, puede ser similar a la red de ferrocarriles de Mallorca, también con un coste alto y un déficit muy importante, que solo pueden utilizarse, como es fácil deducir, en Mallorca. Solo Podemos se ha manifestado claramente en contra de crear la nueva facultad, que se sumará a las 40 que ya existen en España. El resto de partidos y especialmente sus representantes en Menorca están a favor o se han mostrado muy silenciosos.

Alguien pensará que aplicar las ratios menorquinas en los proyectos de ámbito balear responde a una mentalidad localista.  Yo creo sin embargo, que el Gobierno actúa pensando en las mayorías, pero vivimos tiempos en que es imprescindible poner a las minorías por delante y especialmente en una comunidad insular, Menorca es sinónimo de minoría. La presidenta a menudo argumenta que la inversión en conocimiento siempre tiene un retorno económico. Esa verdad precisa de pruebas científicas y no solo de axiomas irrebatibles. Sería verdad si la Facultad de Medicina se ubicara en el Llatzeret del puerto de Maó porque una descentralización real de la Universitat beneficiaria en este caso a la necesitada economía menorquina.

¿Por qué no se apuesta por el conocimiento específico, como podría ser el calzado a las ciencias del mar y la UIB se convierte en líder y referente en estos ámbitos?. Me da la impresión de que se atiende más a los intereses corporativistas de los profesores que no a los económicos de las Islas y especialmente de Menorca. ¿Por qué no nos ilusionan a los minoritarios con algún proyecto estrella de ámbito local?

Democracia imperfecta

29 de junio de 2016

El tópico asegura que «el pueblo nunca se equivoca». Sin embargo es cierto que la historia aporta muchos ejemplos que pueden hacer pensar lo contrario. Realmente Hitler no ganó las elecciones de 1932 (30,1% en marzo y un 36,8% en la segunda vuelta de abril), sin embargo el 30 de enero de 1933, el presidente reelegido Hindenburg le nombró canciller. Después convocó otras elecciones parlamentarias y las ganó, lejos de la mayoría absoluta (43’9%).

Los británicos decidieron el jueves abandonar la Unión Europea. En este caso lo hicieron en contra de la opinión de sus principales líderes políticos. ¿Se equivocan? En Francia, Marine Le Pen, del Frente Nacional, defiende la idea de celebrar un referéndum como el británico en su país.

La causa principal de los votos rebeldes de los ciudadanos son la consecuencia del enfado, la insatisfacción con el sistema estable de los partidos tradicionales, que en muchos casos gobiernan sin responder a las principales necesidades de la gente, que suelen ser económicas.

Eso lleva a dos peligros inminentes. El primero es el del populismo, de quienes quieren ser la bota que dé una patada a los partidos históricos y cuya política de eslóganes y catálogos sea todavía un proyecto de laboratorio. El otro riesgo es el ascenso de la extrema derecha, la que ya no tiene reparos en desmarcarse de lo políticamente correcto y prometer una vida mejor «para los nuestros» a costa de las víctimas de la injusticia, de la guerra y la pobreza. Es la nueva-vieja cara del fascismo, el que ellos llaman «bueno», el que pretende «el gobierno de los mejores». Ambos movimientos cuestionan en el fondo, por su visión sectaria, esta democracia imperfecta que hemos construido.

Los líderes políticos deben estar más cerca de las personas. En un debate es mejor mostrar una foto de alguien, vivo o muerto, que una estadística para aplaudir los méritos propios o destacar los errores del adversario.